viernes, 14 de noviembre de 2008

Hoy es el Día Mundial de la lucha contra la diabetes, este mal que ya es crónico

Como un homenaje al fisiólogo Frederick Grant Bantign quien nació el 14 de Noviembre de 1891 y quien logró, junto a Charles Best, aislar la insulina en 1921 que puso la diabetes en condición de enfermedad controlable, se celebra, desde 1991, el Día Mundial de la Diabetes con el propósito de dar a conocer las causas, síntomas, tratamiento y complicaciones asociadas a la afección que no tiene cura pero es controlable.
La diabetes se mide en la cintura
El índice de glicemia es muy fácil de medir. Si el resultado es unnivel superior a cien, la persona debe recibir tratamiento
Con un simple vistazo basta para determinar el potencial riesgo de diabetes que sufre una persona. Y esa mirada rápidamente escrutadora se sitúa a la altura del ombligo. La obesidad visceral, que es la de la zona abdominal, está relacionada con el hiperinsulinismo que puede derivar en diabetes.
La doctora Imperia Brajkovich, endocrinóloga y presidenta de la Asociación Venezolana de Estudio contra la Obesidad, indica que la alerta comienza cuando la cintura de un hombre mide más de 90 centímetros y la de una mujer, más de 80 centímetros. Existen otros indicadores. El índice de glicemia -que se toma en ayunas con un leve pinchazo en la yema del dedo- es determinante. Si el índice se revela entre 100 y 125, la persona es prediabética y si se sitúa de 126 en adelante, ya sufre diabetes. Aquellas personas con cintura expandida también pueden sufrir de síndrome metabólico.
Por ello la recomendación es autoevaluarse y medir sus otros factores de riesgo. Si además de un abdomen muy grueso sufren de alguno de los siguientes problemas: tensión mayor a 130, hipertensión en tratamiento, nivel de triglicéridos mayor a 150, colesterol bueno (hdl) menor de 40 en hombres y de 50 en mujeres o glicemia en más de 100, tienen un alto riesgo de padecer síndrome metabólico y deben consultar a un médico, hacerse los exámenes pertinentes y recibir tratamiento.
Estos valores se obtienen con un examen de sangre sencillo que incluya perfil lipídico y que mida los valores de colesterol alto, bajo, triglicéridos y glicemia. Cuando la diabetes se desarrolla en el adulto lo hace silenciosamente. Por eso es importante que las personas con riesgo se monitoreen constantemente, especialmente aquellos con gran sobrepeso, pues la obesidad es la principal causante de la diabetes mellitus tipo 2, que es la más extendida de la diabetes y la que se ha convertido prácticamente en una epidemia mundial. "Una persona puede tener glicemia alta y permanecer dos o tres años sin darse cuenta. Sólo cuando pierden peso alarmantemente o sufren una infección que revela síntomas se dan cuenta que tiene diabetes. Es conveniente realizarse un chequeo anual para revisar los valores. Algunas personas, incluso, deben evaluarse cada seis meses, como lo son aquellas mujeres que desarrollaron diabetes en el embarazo o las personas con antecedentes familiares", explica la endocrinóloga.
También las adolescentes que sufren del síndrome de ovario poliquístico deben ser monitoreadas por el resto de sus vidas, "pues tienden a desarrollar diabetes cuando son adultas si no se controlan". Este síndrome se reconoce porque las chicas sufren de menstruaciones irregulares, hirsutismo (aparición de mucho vello en la cara), caída de cabello y mucho acné , entre otros signos.
Millones de diabéticos La diabetes ya es una epidemia mundial causada por la nueva forma de vida: alimentación mucho menos saludable y vida más sedentaria. Los diabéticos son millones.
En Venezuela, las estadísticas médicas calculan que existen siete diabéticos por cada cien personas. El doctor Nassim Gabay, internista diabetólogo del Hospital de Clínicas Caracas, ofrece un ejemplo que grafica el espiral mundial de crecimiento alarmante de la diabetes:
"En 1985 había treinta millones de diabéticos en el mundo. En la actualidad son 250 millones. Y dentro de 20 años se calcula que serán 350 millones", enumera. O más. La Organización Mundial de la Salud emitió ayer un comunicado en el que expresa que, según sus cálculos, para el año 2030 se duplicarán los casos de esa enfermedad en el mundo. La experta en diabetes de la OMS, Gojka Roglic, explicó que la tendencia ascendente se debe "ante todo, al sobrepeso y la mala alimentación". Roglic ofreció sus declaraciones con motivo de celebrarse hoy el Día Mundial de la Lucha contra la Diabetes cuyo lema, este año, enfatiza en la necesidad de prevenir la enfermedad en los niños y jóvenes.
La diabetes mellitus se convirtió en una de las enfermedades infantiles crónicas más frecuentes. Según estimaciones de las Naciones Unidas, cada año 70.000 menores de 15 años enferman de diabetes tipo 1, una enfermedad autoinmune. Sin embargo, también la tipo 2, que en el pasado era conocida como una enfermedad que sólo afectaba a adultos, se presenta cada vez más frecuentemente en niños, en particular si tienen sobrepeso.
De hecho, la doctora Brajkovich ha conocido pacientes de ocho y diez años de edad. Aunque la diabetes es una enfermedad crónica, es decir, no se cura, sí es controlable con hábitos sanos y tratamiento farmacológico en caso de ser necesario. Sin embargo, la experta de la OMS advierte que "en muchos países escasea el dinero para el tratamiento de la enfermedad".
Los estudios de la OMS aseguran que "mientras que en Europa una persona que sufre diabetes desde la niñez puede llevar una vida relativamente normal, en otros continentes esta enfermedad es una condena a muerte. En Malí, por ejemplo, un niño con diabetes tiene una expectativa de vida de sólo treinta meses", aseguró.