jueves, 3 de julio de 2008

El Hatillo:Obras de Mala Calidad en el asfaltado

Cráteres marcan la ruta hacia el Cementerio del Este (El Hatillo)
En el camino que conduce al camposanto se ubican los límites entre, Baruta y El Hatillo
Precaución y una velocidad moderada son recomendaciones para quien circule por la vía Principal de La Guairita, que conduce al Cementerio del Este.
La profundidad de las troneras, el barro y los charcos presentes siempre en la carretera contribuyen a que cada día haya choferes que tropiecen con obstáculos en la zona, donde también hay instaladas floristerías, talleres mecánicos, autolavados y fruterías.
"Colocamos una silla en los huecos más grandes, pero supongo que los indigentes se la llevan en la noche. Lo hacemos para evitar accidentes porque ahí pueden dejar cauchos, rines y demás. Es peligrosísimo para quien no conozca esto. Cada vez que cae un carro en estos hoyos, le suena de todo", comentó Rosaura Torreyes, quien vende flores en el lugar desde hace 5 años.
La calle se ubica además en el punto limítrofe de los municipios Baruta y El Hatillo, por lo que implica la intervención de las alcaldías en diferentes tramos.
En febrero pasado, cuadrillas de El Hatillo restringieron el paso a la Principal para realizar trabajos de escarificación y repavimentación en un tramo. También se repararon ventanas colectoras de aguas de lluvia. Sin embargo, y según observan clientes y mecánicos de los talleres cercanos, la obra fue de mala calidad y ya se agrietó de nuevo.
"Cerca del parque Cuevas del Indio pusieron un asfaltíco que se volvió agua rápido y se rompió todo otra vez", dijo uno de los trabajadores del autolavado cercano.
Según Paolo Vinci, director de obras de El Hatillo, la empresa que construye el conjunto El Encantado deberá repavimentar el sector.
"Eso es un convenio entre los promotores inmobiliarios y la Alcaldía. De acuerdo con el cronograma, la constructora debe empezar la obra a finales de septiembre de manera que la calle quede lista para finales de año", confirmó el funcionario.
Mientras esa fecha llega, los camiones que trasladan material por la zona hacen vibrar al puente de La Guairita.
Ramón Bastidas, quien vende frutas en el lugar, manifestó su preocupación por lo endeble de la estructura. "Hay que revisarla porque el día que se caiga sí es verdad que van a haber problemas para los gobernantes de aquí", dijo.