martes, 29 de julio de 2008

CARACAS SE ESTREMECIO HACE 41 AÑOS



Este movimiento telúrico también se sintió en el Litoral Central, donde afectó también varios edificios de Caraballeda y Naiguatá, además de los Valles del Tuy y Guarenas; Venezuela está preparada para enfrentar eventos sismológicos, afirmó el presidente de la Fundación Venezolana de Investigaciones Sismológicas (Funvisis), Armando Díaz Quintero
Este martes se cumplen 41 años del terremoto que azotó a Caracas, el cual devastó la ciudad y segó la vida de 200 personas. Para aquel entonces Venezuela no estaba preparada para afrontar situación de tanta envergadura, lo que empeoró la gravedad de la situación.
Ese terremoto duró unos 30 segundos, y aunque no parezca mucho tiempo, fue suficiente para dejar una profunda huella en la historia venezolana.
«Un terrible sonido salía del fondo de la tierra», dicen muchos de los que vivieron este terremoto, y que afortunadamente no sufrieron daños que lamentar.
«Las lámparas balanceándose del techo, el polvo que salía de las paredes y la vibración que muchos conductores sintieron en sus vehículos fueron sucesos comunes en muchos lugares de la Caracas de la época», redacta un documento del Seminario Internacional de Ingeniería Sísmica-Aniversario del Terremoto, realizado en la Universidad Católica Andrés Bello en 1997.
La mayoría de las personas jamás había sentido algo similar. Sin embargo, al instante todos supieron que se trataba de un terremoto.
Pensar en regresar al hogar hacía temblar los corazones de miles de venezolanos y extranjeros que lograron salir de sus casas y buscar algún refugio.
Otra realidad
Sin embargo, hoy, a 41 años del desastre, la realidad es otra, ya Venezuela tiene las capacidades tecnológicas, logísticas y humanas para solventar situaciones adversas inesperadas, como lo es un terremoto.
"El terremoto del 67 nos agarró a nosotros, además de desprevenidos, sin organización", , afirmó el presidente de la Fundación Venezolana de Investigaciones Sismológicas (Funvisis), Armando Díaz Quintero.
Asimismo, explicó que para aquella época (1967) el país no contaba con una red sismológica como la que existe actualmente, que dispone de 35 estaciones a lo largo del territorio nacional para detectar los sismos que ocurren en Venezuela. Tampoco contaba con un organismo como Funvisis, de hecho, esta fundación surgió a raíz del terremoto de Caracas, exactamente el 27 de julio de 1972, cinco años después del suceso.
Además, en la década de los 60s, el ciudadano común no estaba culturalmente apto para casos de terremotos, no existía una cultura sísmica en la sociedad. Hoy, Funvisis imparte conocimientos para saber qué hacer en situaciones sismológicas.
Los talleres son dictados a las misiones educativas, consejos comunales, escuelas, liceos, y comunidades organizadas que lo requieran, sin costo alguno.
En los talleres, se dictan las acciones más básicas a realizar durante un terremoto, simulando ése tipo de situaciones. La información impartida facilita los tecnicismos del lenguaje sismológico, logrando de esta manera que personas de cualquier edad puedan aprender cómo protegerse durante y después de un sismo.
"Este programa consiste en digerir toda esa información técnica y científica que se produce en el tema sísmico para, mediante dinámicas educativas y estrategias pedagógicas, llevar esa información al colectivo", informó el jefe de documentación e información de Funvisis, Daniel Moreno.
La finalidad de estos talleres es importante, porque a través de ellos se pretende crear la cultura de prevención sísmica, y esa no es una tarea fácil, debido a que se necesita tiempo para adiestrar a los venezolanos para terremotos, especialmente cuando en nuestro país ese tipo de eventos no ocurren en grandes magnitudes.
"La cultura de prevención sísmica se logra a través de décadas de trabajo educativo, social, insistiendo en las conductas adecuadas que deben asumir las personas como individuo y como colectivo, para reducir el efecto de los sismos", sostuvo.
Las entidades que trabajan mancomunadamente para la difusión de la información están conformadas por bomberos, personal de Protección Civil, asociaciones de vecinos, brigadistas, scouts, empresas, entre otros grupos organizados.
Consejos básicos
Venezuela ya tiene la suficiente capacidad científica, tecnológica, educativa y humana para afrontar situaciones sismológicas, a pesar de que estos eventos son impredecibles, y de bajas proporciones en el país.
Los consejos más básicos a tomar en cuenta al momento de un sismo son: no correr, no usa ascensores, conservar la calma, aunque sea difícil, tener al alcance un bolso con alcohol, agua potable, un pito para indicar la posición a los rescatistas en caso de no encontrar salida, un radio portátil y una linterna. ABN