martes, 22 de julio de 2008

Llegan restos de militares muertos en Bolivia

Está previsto que reciban un sepelio oficial en presencia del vicepresidente y el ministro de Defensa
Los cuerpos de cuatro militares venezolanos muertos al estrellarse un helicóptero presidencial en Bolivia, fueron repatriados en horas de la mañana de hoy a la Base Sucre de la Fuerza Aérea Venezolana, en Maracay, estado Aragua.
Se espera que se realice un sepelio oficial de los efectivos (con la excepción del mayor Rodolfo Ríos) en presencia del vicepresidente ejecutivo, Ramón Carrizales, y el ministro de Defensa, G/J Gustavo Rangel Briceño, en el hangar del Grupo 10 de la Base Mariscal Sucre.
Durante el acto, los efectivos recibirán un ascenso póstumo, así como honores militares de parte de la aviación.
El mayor Rodolfo Ríos sería enterrado el día de mañana en el cementerio metropolitano de Maracay, donde reside su familia.
Ayer, el comandante en jefe de las fuerzas armadas bolivianas, general Luis Trigo entregó distinciones póstumas en el velatorio de los cuatro militares, realizado en la noche en Cochabamba.
El helicóptero Súper Puma cayó en una región montañosa del centro de Bolivia por causas aún desconocidas. El aparato era uno de dos que prestó el gobierno venezolano al boliviano para el traslado interno de Morales.
El mandatario había utilizado la aeronave el sábado, un día antes del accidente y tenía previsto volar en ella el lunes.
El ministro de Defensa, Walker San Miguel, dijo que toda la tripulación venezolana que apoya a Morales en sus viajes internos retornará a su país en las siguientes horas.
El helicóptero chocó con una colina recosa y explotó.
El campesino Romualdo Arispe relató a medios locales que utilizó un chip del teléfono celular de uno de los oficiales accidentados para alertar a las autoridades. Arispe guió a la patrulla de rescate al sitio del accidente el lunes.