jueves, 31 de julio de 2008

Muere en extraño accidente el General Torrijos

El 31 de julio de 1981 murió Torrijos en un extraño accidente de aviación.
Las investigaciones posteriores han confirmado la participación de la CIA a fin de echar a un lado a quien representaba las tendencias patrióticas panameñas.
Todavía persisten las dudas sobre si el militar populista que gobernó Panamá de 1968 a 1981, perdió la vida en un atentado o en un accidente, cuando misteriosamente su aeronave, una DeHavilland Twin Otter (DHC-6), explotó en pleno vuelo
Omar Torrijos, artífice de la devolución del control y soberanía del Canal a Panamá, que fue administrado por Estados Unidos entre 1914 y 1999, y del fin de la presencia militar estadounidense de casi un siglo en el país centroamericano, falleció un 31 de julio de 1981.
Su muerte se produjo cuando misteriosamente su aeronave, una DeHavilland Twin Otter (DHC-6), en la que viajaba en medio de una tormenta desde la comunidad campesina de Coclesito, a unos 90 kilómetros al noreste de la capital panameña, hacia su residencia, explotó en pleno vuelo, el 31 de julio de 1981.
El sitio de impacto fue localizado varios días después y el cuerpo de Torrijos fue recuperado por un comando de fuerzas especiales a inicios de agosto.
Partidario de la vía militar hacia el socialismo, estableció relaciones con Cuba. En 1973 consiguió una resolución favorable de las Naciones Unidas para la recuperación de la Zona del Canal y más tarde firmó dos tratados (1977 y 1978) con Estados Unidos para su devolución, en 1999.
Llevó el título de Líder Máximo de la Revolución Panameña, durante un período a final de la década de 1970. A pesar de no tener el cargo de Presidente de Panamá, su poder político era mayor que el de los presidentes. Fue padre de Martín Torrijos Espino, quien actualmente desempeña el cargo de Presidente de la República de Panamá desde 2004.
Torrijos tuvo un funeral de Estado, luego fue sepultado en el Cementerio Amador, cercano al Casco Antiguo de la ciudad de Panamá. Después se le trasladó a un mausoleo, en la entrada de la antigua Zona del Canal.
Su muerte generó cargos de magnicidio. John Perkins relató en su libro Confesiones de un sicario económico que la muerte de Torrijos no fue accidental.
Según Perkins, Torrijos fue asesinado por miembros de la política estadounidense, quienes se oponían a las negociaciones entre Torrijos y un grupo de empresarios japoneses, liderado por Shigeo Nagano, que proponía la construcción de un canal a nivel por Panamá.
Moisés Torrijos, hermano del fallecido general, denunció un posible atentado en 1986.
Éste aseguraba que tenía informes de la inteligencia estadounidense, según los cuales, el militar murió en la Operación Halcón al Vuelo, organizada y financiada por la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés).
Pese a que el actual presidente e hijo del fallecido militar, Martín Torrijos, pidió una investigación en 1994, la Procuraduría General no ha reabierto el caso y alega falta de pruebas.