martes, 23 de septiembre de 2008

Nace otro mirandino, Lino de Clemente y Palacios, ejemplo de pundonor.

Él mismo solicitó que se le hiciera Consejo de Guerra al perder la provincia de Maracaibo ante el realista Morales
Un día como hoy, en 1796, nace en Petare el prócer Lino de Clemente y Palacios. Con la Armada Real Española llegó a teniente de fragata. En 1810 fue ascendido a capitán de fragata por la Junta Patriótica. Fue uno de los firmantes del Acta de la Independencia y de la primera Constitución. En 1814 figura en el Ejército Libertador con el cargo de comandante general de los cuerpos de Artillería y Marina. En 1821, enviado por el Libertador, manda a la Marina de las provincias de Santa Marta y Cartagena, con orden de permanecer en ellas y eventualmente, suplir al general Mariano Montilla en la conducción del Ejército. A fines de ese año fue nombrado comandante del departamento del Zulia, luego intendente del mismo.
Como tal se enfrentó a la fuerzas del brigadier realista Francisco Tomás Morales, en las costas de Maracaibo y Coro pero no pudo resistir la invasión realista que entró por la Guajira y fue derrotado tras varios combates.
Por este hecho se le hicieron cargos de los cuales se defendió e insistió en que se le formase Consejo de Guerra, pero fue absuelto por unanimidad de los jueces.
En enero de 1825 fue designado comandante militar de la provincia de Caracas. En 1826 ascendió a general de división.