martes, 30 de septiembre de 2008

Embajador Chaderton cuestionó ante la ONU pensamiento neoliberal

Se está cometiendo el mayor robo de la historia de los Estados Unidos. Denuncia Michael Moore que, antes de dejar la Casa Blanca, Bush y sus allegados están saqueando cada dólar que pueden del Tesoro norteamericano.
El embajador ante la (OEA), Roy Chaderton, cuestionó este lunes el pensamiento neoliberal y las injusticias sociales que por años se ocasionó a los países débiles con la aplicación de las políticas de libre mercado.
Calificó al 2009 como el fin de la pesadilla neoliberal y el surgimiento de un nuevo centrado en el ser humano.
“Libre mercado, cuanta pobreza, cuanta violencia, cuanta tortura, cuantas guerras, cuantas invasiones, cuanta opresión, cuanta injusticia social se cometen en tu nombre”, sostuvo Chaderton en una conferencia ante la ONU, con motivo del sexagésimo aniversario de la Declaración de los Derechos Humanos.
“El drama de la pobreza, la exclusión social y la distribución desigual del ingreso sigue tiranizando a nuestros pueblos”, continuó Chaderton en su discurso, al tiempo en que manifestó que este pensamiento refleja “toda la insensibilidad de los más egoístas y corruptos”.
Asimismo, acusó a la puesta en práctica de estas medidas económicas de ser la principal causa de la actual crisis financiera que hoy atraviesa los Estados Unidos y gran parte de la economía mundial.
“Hoy constatamos el dolor, la angustia y la rabia de millones de nuestros hermanos estadounidenses, estafados por delincuentes de clase alta, experiencia que bien conocemos los venezolanos”, enfatizó, al recordar como ejemplo un episodio de estos estragos, vividos en Venezuela, a raíz de la aplicación en el país de estas prácticas neoliberalistas.
“Como la memoria es frágil y la dictadura global neoliberal se vale de medios de comunicación privados para ocultar sus crímenes, me permito recordar un acontecimiento monstruoso que ocurrió en el primer país laboratorio de las recetas más radicales de Wall Street y el Fondo Monetario Internacional. Hablo de mi patria, Venezuela. En sólo dos días, en febrero de 1989, una rebelión popular espontánea fue reprimida de manera inmisericorde. Fue la protesta contra la aplicación, sin anestesia, de las recetas mágicas que nos impusieron los grandes centros financieros”, aseveró el diplomático.
Por todo ello, resaltó la necesidad de lograr “transformaciones profundas y con grandes exigencias” en cuanto a la forma de proceder en los negocios y en el tema de la economía, “a través de un nuevo entendimiento de la ética (…) en los negocios, con más compasión y menos fe incondicional en la magia de los mercados”.
El Congreso de Estados Unidos rechazó, en primera discusión, el plan de rescate que permitiría inyectar 700 mil millones de dólares a Wall Street.

Los 226 votos en contra superaron a los 207 a favor. El comportamiento de la bancada demócrata estuvo a favor con 141 votos y 94 en contra. Mientras que, por el lado republicano, votaron en contra 132 y a favor 66. El plan consiste en otorgar atribuciones extraordinarias al secretario del Tesoro estadounidense, Henry Paulson, para que el Gobierno adquiera activos hipotecarios de alto riesgo, pertenecientes a una serie de instituciones financieras al borde de la quiebra.Tras este resultado, la Bolsa de Nueva York vuelve a desplomarse. Permanecen las diferencias
El proyecto había estado a punto de naufragar en los últimos días por la oposición de los republicanos más conservadores. Los dos grandes partidos de USA estaban de acuerdo en que era necesaria una acción así para evitar la catástrofe económica, pero los desencuentros fueron constantes en muchos puntos cruciales.
El jueves por la noche. Se acaba el día y la negociación entre demócratas y republicanos para aprobar el plan de rescate financiero del Gobierno de George W. Bush concluye sin éxito. Henry Paulson, secretario del Tesoro, pierde la paciencia. Clava una rodilla en el suelo e implora a la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, que salve el proyecto: "No lo tiréis abajo".
"No sabía que eras católico", observó irónicamente Pelosi en referencia al acto de arrodillarse, según alguien que presenció la escena. la demócrata dio carpetazo al asunto con otra estocada más: "No soy yo quien lo está tirando por tierra, son los republicanos". Paulson suspiró: "Lo sé, lo sé".
La reunión comenzó con la esperanza de un posible acuerdo, pero acabó con el secretario del Tesoro de rodillas y con el presidente del Gobierno advirtiendo de que "si no se libera el dinero, esto se va a venir abajo".
A ello se sumó la proximidad de las elecciones de EEUU y la presencia de negociaciones del debate electoral entre los dos candidatos a ocupar la presidencia, el demócrata Barack Obama y el republicano John McCain.