jueves, 25 de septiembre de 2008

Luisa Cáceres de Arismendi, ejemplo de dignidad y coraje en defensa de la Patria


En el año 1799, hace 209 años, nació en Caracas Luisa Cáceres de Arismendi, la más clásica de nuestras heroínas y cuya lucha contra España signada por la fuerza del amor, el valor y el sacrificio es admirable.

Nos dejó su persistencia de heroína cuando tenía muy pocos años de vida y se ha convertido en un ejemplo eterno de la mujer venezolana.
Un día como hoy, el 25 de septiembre de 1799, nació en Caracas la heroína Luisa Cáceres de Arismendi. Formó parte de las familias que emigraron a Oriente cuando el avance de José Tomás Boves sobre Caracas, y se casó en Margarita (Nueva Esparta) con el prócer Juan Bautista Arismendi cuando contaba quince años. Fue apresada como venganza por la resistencia de su esposo al dominio español.
Los sacrificios de esta mujer fueron terribles, pero más grande fue su lealtad al esposo y a la Patria. Un hermano suyo, Félix Cáceres, fue hecho prisionero y ejecutado. En septiembre de 1815, las autoridades españolas ordenan la captura de Arismendi, quien se escapa y oculta en las montañas del cerro Copey. Luisa Cáceres, quien se encontraba embarazada, es tomada como rehén para doblegar a su esposo. Posteriormente, es trasladada al fortín de Pampatar (Nueva Esparta), donde permanece algunos días, antes de ser enviada a la prisión de La Guaira (Vargas) y finalmente al convento de la Inmaculada Concepción en Caracas, donde ingresa como prisionera el 22 de marzo de 1816. Enviada a Cádiz (España) se negó a firmar un documento donde debía manifestar su lealtad al Rey de España y renegar de la filiación patriota de su marido. Respondió que el deber de su esposo era servir a la patria y luchar por libertarla.
Después de la liberación residió en Caracas hasta el día de su muerte.

Sus restos fueron trasladados al Panteón Nacional