domingo, 31 de agosto de 2008

Mueren dos extraordinaras mujeres Lucila Palacios y Lady Di

Diana, Princesa de Gales nacida Diana Spencer
Conocida internacionalmente como Lady Di y «la princesa del pueblo»
Su polémica y fatídica muerte el 31 de agosto de 1997 en un accidente de automóvil junto con su pareja el egipcio Dodi Al-Fayed en el puente del Alma en París la convirtió en un mito de la cultura Británica y en un personaje imprescindible de la historia mundial reciente.
Popularmente es llamada «la Princesa Diana», un título que ella nunca tuvo, por lo que tal tratamiento aristocrático es incorrecto. En el acuerdo de divorcio se estableció que Diana perdería el tratamiento de Alteza Real y conservaría el título de Princesa de Gales. Por lo tanto ella fue titulada después de su divorcio como, «Diana, Princesa de Gales».
La vida de Diana Spencer, tanto durante su matrimonio como después de su separación, fue objeto continuo de la atención de millones de seguidores y tema recurrente de la llamada "prensa rosa". Todas sus apariciones en público recibieron un tratamiento especial por parte de los medios de comunicación e incluso su peinado y su modo de vestir fueron imitados hasta la saciedad.
Su popularidad superó en mucho a la de su marido, fue siempre considerada una madre ejemplar y tras su muerte hubo propuestas de canonización que, finalmente, fueron desestimadas.
El 31 de agosto de 1994 muere Lucila Palacios, escritora y académica de destacada trayectoria.
El 8 de noviembre de 1902 nace en la vecina isla de Trinidad, por razones circunstanciales, la escritora Lucila Palacios, cuyo verdadero nombre Mercedes Carvajal de Arocha. Desde 1931, cuando comienza a escribir, utiliza el seudónimo con que se le conoce. Doña Lucila representó al Estado Bolívar en la Asamblea Nacional Constituyente de 1947. Y a partir de 1948, hasta 1952, fue Senadora por la misma Entidad Federal, a la que se siente ligada afectivamente, hasta el punto de tenérsele por guayanesa.
En 1963 fue nombrada Embajadora de Venezuela en el Uruguay, donde rindió una positiva labor, fundamentalmente en el campo de la cultura. Obtuvo en 1943, con su novela Tres palabras y una mujer, el Premio Literario de la Asociación Cultural interamericana de Caracas; que en 1944 se le adjudica el Premio municipal de Literatura Infantil, con la obra teatral Juan se durmió en la torre. En 1949 es galardonada con el premio literario «Arístides Rojas». Su obra ha recibido los mejores elogios de la crítica literaria, en particular su novela La gran serpiente (1943). Lucila Palacios fue la primera mujer Individuo de Número de la Academia Venezolana de la Lengua.
El Círculo de Escritores de Venezuela creó en 1991 el Premio «Lucila Palacios» para designar al Escritor del Año.
Con el papel colocado en su pequeña máquina de escribir, dispuesta para la creación literaria, muere doña Lucila, muy cerca de los 92 años, él 31 e agosto de 1994.