sábado, 23 de agosto de 2008

Pastores alemanes tienen pasarela

Un grupo de entrenadores orienta a los dueños de los pastores alemanes sobre cómo entrenar a sus mascota.
Todos los domingos se entrenan caninos en el parque Vizcaya a la vista del público
Varias sillas de extensión se acomodan todos los domingos frente a la pista de trote del Parque de Mascotas del Vizcaya. Allí, a sus anchas, los amantes de los perros se sientan a disfrutar del entrenamiento que realiza el Grupo venezolano de Amigos del Pastor Alemán, cual si de tratara de una exhibición.
Y es que llama tanto la atención ver a los entrenadores dándole órdenes a los caninos, que vale la pena sentarse cómodamente a disfrutar del espectáculo que supone trabajar a esa raza de perro en la parte deportiva, obediencia avanzada y rastro, que es equivalente a seguir una pista solo con el olfato.
"Esta actividad busca la difusión de la raza, la crianza y el deporte especializado del pastor alemán", explicó Eduardo Monroy, miembro de la agrupación. "Aquí le damos las instrucciones a los dueños para que sean ellos quienes entrenen a su perro. La idea, en todo caso, es que el entrenamiento se convierta en un juego y no en una calamidad", acotó.
Según cuenta, los perros que participan en la actividad de adiestramiento logran, a partir de pocas semanas, sentarse en la marcha, caminar junto al dueño, echarse sobre la marcha rápida, recoger objetos y traerlos. Claro, la rapidez de los resultados depende del empeño que ponga el amo y su mascota.
"Traje a Sam con la intención de tener un perro bien educado, pues tenía problemas de socialización", comenta Víctor Durán, haciendo referencia a su pastor alemán de apenas cuatro meses. "Aquí nos han dado tips. Y ahora él se ha adaptado a estar con otros perros. Ya se sienta, se acuesta, gira sobre su eje y da la pata", asegura.
"Aquí lo importante es que aprenden a socializar con otros perros", coincide en afirmar José Díaz, quien acude con frecuencia con Frenda de Cuatro Sueños. "Los enseñan a caminar a tu lado, a no ser agresivos y a traerte objetos".
Para quienes no conocen del tema canino y menos del pastor alemán también resulta curiosa la experiencia, pues se pueden escuchar los interesantes comentarios que se generan en ese micromundo, donde, de cuando en cuando, afloran términos en alemán que sólo los expertos entienden.
El ambiente que se crea alrededor de la actividad resulta muy familiar y acogedor para pasar el domingo. "Es la segunda vez que vengo. Me parece muy interesante. Aparte, es una actividad distinta que podemos hacer en familia los domingo", afirmó Giuseppe Tieto.
Los dueños de los perros pequeños podrían ser los únicos en tener alguna queja con respecto a este entrenamiento, pues durante ese día la pista se mantiene ocupada por los pastores. Sin embargo, Monroy asegura que, hasta ahora, no han tenido problema con ellos porque los más pequeños pueden disfrutar del resto del parque.
Así que si se anima, dése un paseo por el frente del Centro Comercial Vizcaya para presenciar la exhibición. Y si tiene un pastor alemán con pedigrí, de seguro se entusiasmará a integrarlo a ese grupo.
Recomendaciones para escoger un cachorro
- Estudie el estándar oficial alemán vigente de la FCI y la SV para la compra de un cachorro.
- Cuando vaya a escoger y a comprar un cachorro es buena idea asistir al criadero en compañía de un experto.
- No compre un cachorro por teléfono, por Internet, o "a distancia", sin estar presente en el criadero.
- No compre sólo por excelencias que le ofrecen el pedigrí.
- No se deje impresionar por las fotografías.
- Sea metódico, paciente, detallista, exigente y observador al escoger.
- Después de comprar el perro, llévelo al veterinario para un examen de rigor.
- Comprar un cachorro no debe ser una actitud impulsiva. Es una inversión que representa 11, 12 o más años de vida. Por lo tanto, hay que ser cuidadosos.