sábado, 2 de agosto de 2008

Cuidado con sus Laptos, Ipod, PenDrivers "Los Gringos las pueden confiscar"

Gobierno de EEUU autoriza a agentes para “tomar” laptops, Ipod, Pendrivers de viajeros
Una nueva política de seguridad del Departamento de Seguridad de la Patria (Homeland Security) establece que laptops y otros dispositivos electrónicos (como iPods, teléfonos, etc) podrán ser retenidos por tiempo indeterminado por agentes de seguridad, aún cuando no haya ningún basamento para sospechar que el portador está incurriendo en delito alguno.
Ya el mes pasado, habían emitido comunicados ratificando la autorización a los agentes de Homeland Security a examinar, copiar, y analizar los contenidos de cualquier computador portátil que pasara por los controles de aeropuertos y puestos fronterizos.
No sólo están autorizados a realizar estas investigaciones para detectar a posibles terroristas y narcotraficantes sino también a quienes “infrinjan leyes de copyright” por lo cual estarían habilitados para detener a un viajero, extranjero o norteamericano, si lleva software, mp3, juegos, libros o películas descargadas ilegalmente.
Fotos y videos familiares, cartas personales y documentos confidenciales podrían ser copiados, examinados y distribuidos por funcionarios federales discrecionalmente y sin orden judicial..
La noticia ha causado alarma e indignación por constituir una invasión flagrante a la privacidad de los ciudadanos y a su propiedad privada, y preocupa a analistas y activistas por la profundización del estado policial en los Estados Unidos durante el gobierno de George W. Bush.
“Estas políticas… son verdaderamente alarmantes”, dijo el senador demócrata por Wisconsin Russel Feingold, quien cuestiona las prácticas de cateo del gobierno en las fronteras. Dijo que piensa introducir legislaciones que exigirán una sospecha razonable para el cateo, y prohibir hacer perfiles por raza, religión o nacionalidad.
Grupos de defensa de libertades civiles y de protección a viajeros de negocios han presionado al gobierno para que revele sus procedimientos a medida que un número cada vez mayor de viajeros internaciones reportar que sus computadores, celulares y otros dispositivos han sido requisados - al menos en uno de los casos, por varios meses - para examinar sus contenidos.
Las políticas comprenden “cualquier dispositivo capaz de almacenar información de forma digital o análoga”, incluyendo discos duros, unidades de memoria flash (pen drives), teléfonos móviles, iPods, beepers, y cintas de video y audio. También comprenden “cualquier papel o documento escrito”, incluyendo libros, panfletos y “material escrito comúnmente referido como basura de los bolsillos”.
Se recomienda encriptar toda la información personal si se va a viajar desde o hacia los Estados Unidos, aunque en nuestra opinión esto sólo conseguiría que el decomiso durara más tiempo y le haría “más sospechoso” dado que todo viajero es, de acuerdo a estas políticas, culpable hasta que se demuestre lo contrario.
No sólo la data contenida, sino también el equipo electrónico tiene un valor, y se obliga a los viajeros a no portar sus laptops a menos de que sea imprescindible, en vista de la la lamentable dirección hacia el “estado policía” que toma el gobierno de los EEUU con las políticas que ha diseñado en los últimos años.
Quien deba embarcarse desde o hacia los EEUU con un equipo electrónico costoso debe asumir el riesgo de que sea decomisado si el viajero tiene un aspecto o nacionalidad que no agraden del todo a un agente de Homeland Security, pero si decide hacerlo, se recomienda hacer un respaldo de toda la información.
En verdad esperemos que reconsideren estas políticas extremistas o que se regulen de manera adecuada ya que es un abuso eso de confiscar objetos personales por tiempo indefinido.
¿Qué pasa si lo retienen más tiempo del que uno va a estar de visita?
¿Tendrá uno que regresar y por ende gastar para recuperar los objetos?
¿Será que solo es para evitar el terrorismo, que tal que encuentran contenido ilegal (pirata) en un iPod y deciden tomar medidas legales?
Es en verdad una locura y sinceramente produce cierto miedo y ansiedad eso de no saber si a uno le tocará eso de que le quiten sus cosas.