jueves, 14 de agosto de 2008

Alan García bailando el “teteo”

Una fiesta en Palacio de Gobierno con la presencia del presidente peruano, Alan García, que fue animada por un popular grupo de cumbia, causó hoy revuelo en el país y ahora está bajo la mira de la Contraloría.
Varios miembros del Gabinete y legisladores oficialistas se congregaron anoche en la sede del Ejecutivo para celebrar el Día de la Juventud y en medio de la algarabía se animaron a bailar los pegajosos ritmos tropicales del Grupo 5.
El presidente García, que fue ridiculizado por la prensa cuando bailó en público por sus movimientos de pecho bautizados como el “teteo”
No obstante, Matute precisó en declaraciones a Ideele Radio que “las definiciones de las necesidades de hacer o no este tipo de eventos son decisiones propias de la gestión del Gobierno” y aseguró que en este caso no pueden entrar, pues tienen limitaciones.
“Podemos solicitar información para ver lo que se ha gastado. No hay que descartar tampoco a priori que haya habido una participación ad honórem de algunos grupos a quienes les pueda interesar tener presencia en este tipo de actividades. Lo que hay que ver es si esto ha sido así o no”, indicó.
Por su lado, la legisladora opositora Keiko Fujimori consideró, en declaraciones a la Cadena Peruana de Noticias (CPN Radio), que la fiesta en Palacio fue inadecuada por celebrarse pocos días antes de cumplirse un año del terremoto que asoló la costa sur del país.
El próximo 15 de agosto, declarado Día de Duelo Nacional, se cumple el primer aniversario del terremoto de 7,9 grados de magnitud que devastó la costa sur peruana y causó 595 muertos, más de 300 desaparecidos y unas 75.000 viviendas destruidas.
El
diario limeño Correo criticó en su portada la “Pachanga (fiesta) con el luto encima”, mientras que el rotativo “La República” puso en primera plana la fotografía de García con la frase “La danza de las alzas”, en alusión al incremento de los precios de los combustibles y alimentos en Perú.
Pese a los comentarios,
García, que tiene más del 70 por ciento de desaprobación popular, dijo a CPN Radio que las críticas por la fiesta se deben a un “cargamontón” (ola de reproches).