miércoles, 13 de agosto de 2008

Productos regulados aumentan de precios

El kilo de carne de res quedó en 17,60 Bs.F.
El Gobierno incrementó el valor de venta del pan, carne de cerdo y de res, mayonesa, margarina, salsa de tomate, aceite y pastas, entre otros rubros; al tiempo que sacó de regulación la avena, el atún fresco y enlatado, la sal, el pernil de cerdo, la chuleta ahumada y la mortadela
Con el fin de continuar incentivando la producción nacional, lograr el pleno abastecimiento y garantizar los alimentos a precios justos para el pueblo, el Gobierno Bolivariano, a través de los Ministerios del Poder Popular para la Agricultura y Tierras, Alimentación e Industrias Ligeras y Comercio, mediante las resoluciones conjuntas, publicadas en Gaceta Oficial Nº 38.991 de fecha 11 de agosto de 2008, excluye del control de precios al consumidor de los productos pernil de cerdo, chuleta ahumada de cerdo, mortadela, atún (enlatado al natural y fresco), avena y sal; así como se establece la adecuación de precios de la carne, mayonesa, margarina, salsa de tomate, aceite, pan y pastas.
En este sentido, se adecuan los precios de ganado en pie de 3,99 a 5,50 Bs.F; carne en canal en el centro de beneficio de 7, 98 a 10,58 Bs.F.; carne de res de primera de 11,72 a 17,60; chuleta de cerdo de 15,84 a 16,00 y costilla de cerdo de 13,60 a 14,00 (no ahumadas).
También, se ajustan los productos mayonesa regular de 2,64 a 4,00 Bs.F; margarina de 2,04 a 2,76, salsa de tomate de 1,20 a 2,52 y en cuanto a los tipos de grasas se establecen: aceite de maíz de 3,93 a 6,76 Bs.F; de girasol de 3,71 a 6,28 y el de mezcla de 3,29 a 5,56.
Por otra parte, el pan de trigo salado de 2,99 a 4,45 Bs.F; el blanco normal de sandwich de 5,36 a 7,98 y las pastas alimenticias elaboradas con mezcla de trigo de 2,75 a 3,39.
En cuanto a los productos excluidos del control de precios, los ministerios involucrados consideran idónea una franja de precios sugeridos que oscila: pernil (12,87-15,73); chuleta ahumada (33,25-36,75); mortadela (7,13-7,88); atún enlatado al natural (2,70-3,70) y fresco (19,00-21,00); avena (3,14-3,47) y sal (2,38-2,63).
Medidas para garantizar el pleno abastecimiento
Estas medidas surgen de las mesas de trabajo con los diferentes sectores productivos del país, en las que se evaluaron las diferentes variables que afectan cada cadena de producción y la estructura de costos de los rubros alimenticios, buscando finalmente un precio justo que no afecte al consumidor y que a su vez, haga viable la actividad productiva.
Asimismo, es importante resaltar que se ha considerado que algunos productos no tienen variación de precios desde hace dos y hasta cinco años; la inflación nacional e internacional ha afectado los insumos y materia prima para la producción, principalmente en el caso de los empaques y envases para alimentos procesados. Igualmente se han visto afectados alimentos, cuya materia prima no se produce en el país, tales como la soya, el trigo y la avena, afectando productos derivados como los aceites y grasas, los alimentos balanceados, el pan y la pasta de trigo. También destaca el caso del cerdo y de la carne de res, rubros que han sido impactados por el incremento de los alimentos balanceados y otros insumos (alambres, medicamentos veterinarios, entre otros).
Por otra parte, se ha valorado que las recientes adecuaciones de precios, realizadas en los cereales, el pollo, la leche y los huevos, han permitido lograr un precio justo al productor primario, un incremento en la producción nacional, mayor abastecimiento de los rubros alimenticios y un precio justo para el consumidor.
En esta resolución, también se establece que el Ejecutivo Nacional se reserva la facultad de fijar, mediante resolución, los precios de los rubros alimenticios cuyo precio ha sido excluido, si se observan comportamientos distorsionados o conductas especulativas en estos productos.
Por último, el Gobierno Bolivariano reitera su compromiso con el pueblo venezolano de garantizar el derecho a la alimentación y en este sentido, tomará las medidas pertinentes, trabajando en conjunto con los sectores productivos del país para lograr el pleno abastecimiento.