sábado, 30 de agosto de 2008

Misión Ciencia transfiere ciencia de los laboratorios a las comunidades

Uno de los objetivos de este programa científico es colocar a los laboratorios e investigadores en la calle, para facilitar la apropiación del conocimiento e impulsar el desarrollo social
A mediados del año 2006 nació una misión que tenía como propósito difundir en el pueblo todo el saber científico necesario para fomentar el desarrollo social, con fines de eliminar, en el futuro, la dependencia extranjera tecnológica del país: La Misión Ciencia.
En ese sentido, la Misión Ciencia surgió para “poner al servicio del colectivo el conocimiento tecnológico, con el propósito de impulsar el desarrollo del poder popular”, expresó la secretaria ejecutiva de la misión, Morella Barreto.
Uno de los objetivos de este programa científico es colocar a los laboratorios e investigadores en la calle, para facilitar la apropiación del conocimiento e impulsar el desarrollo social.
“Todos los actores de la sociedad, en articulación con los centros de investigaciones, pueden integrarse para hacer más productivas a las comunidades y mejorar la calidad de vida de los habitantes”, manifestó.
Explicó, además, que la Misión Ciencia también entró en el proceso de revisión, rectificación y reimpulso para potenciar sus funcionalidades y abarcar un mayor aspecto social.
Además de crear y apoyar proyectos científicos para las comunidades con alto potencial de producción, esta misión motiva a desarrollar el ingenio para solventar problemas mediante la búsqueda de tecnólogos populares, los cuales poseen la inventiva pero no los recursos para apalancar sus proyectos.
Al respecto, Morella Barreto expresó, que se “busca financiar proyectos que estén relacionados con la venezonalidad”, que además de resolver problemas estén acordes con las características propias del venezolano común.
Igualmente, la secretaria ejecutiva de la Misión Ciencia destacó la importancia de que Venezuela sea capaz de producir su propia tecnología a través de sus esfuerzos, dada la importancia que tiene la ciencia para los países que están experimentando un proceso de cambios sin precedentes.
“Sin ciencia y tecnología esta revolución no es sostenible. Por ello, se hace imprescindible que nosotros mismos seamos capaces de desarrollar tecnología y no sólo nos dediquemos a ser simples consumidores de ésta”, reflexionó.