lunes, 18 de agosto de 2008

Hoy se cumplen 7 años de la desaparición física de Aníbal Nazoa

Aníbal Nazoa (1929 - 2001) fue un eminente escritor, humorista y filósofo caraqueño quien realizó una importante obra en el campo del periodismo.
Anibal, al referirse al particular estilo de dar direcciones en Venezuela, escribió: "rara vez un venezolano dice: "Avenida Francisco Fajardo, Edificio Caroni tercer piso, número 33", no, la forma habitual de dar la dirección es: Mas alantico de la plaza, pasada la panadería, un edificio blanco con unos ladrillitos arriba, junto a una casa rosada con rejas verdes que tiene al lado una mata de mango", añadiendo de paso alguna formula misteriosa como "del lado de allá, no como quien va sino como quien viene".
Escribió crónicas humorísticas con un fuerte sentido filosófico, sociológico y humano, que tuvieron como asiento principal el fenecido diario El Nacional, desde el momento mismo de su inauguración en 1943, en paralelo con el semanario humorístico "El Morrocoy Azul", que era donde Aníbal escribía antonces.
Además de los escritos que aparecían con su firma, Aníbal Nazoa firmaba con el pseudónimo Matías Carrasco, creo que en alusión al rústico personaje de la novela de la cárcel, "Puros Hombres" de Antonio Arraiz, también fundador de El Nacional con Miguel Otero Silva. Dos libros geniales produjo Aníbal en sus reflexiones de filósofo perceptivo y extravertido: "Las artes y los oficios" y "Obras incompletas". Cada vez que en la izquierda venezolana se hacía presente el inveterado propósito de acceder al poder mediante el voto y la opinión valedera de la gente pensante del país, (*) allí estaba Aníbal como propulsor o dando su irrestricto respaldo. Pretendía entonces fundar un partido socialista con gente no contaminada de bipartidismo. Publicó también el mejor libro de humor de toda esta América Latina: Obras Incompletas. Allí agotó todos los géneros.
Se vaciló desde los prólogos de los libros hasta el crucigrama, la radionovela y las carátulas de los discos.También publicó Las artes y los oficios, Y nos dejó toda su alegría y su cultura, como decía Kotepa Delgado –otro que anda por allí viviendo entre nosotros- en un prólogo a uno de sus libros: “Aníbal sabe de todo un poco. Parece hijo del señor Espasa, el de la enciclopedia, o que se hubiera criado en la casa de la familia Salvat.
Fruto Vivas lo recuerda constantemente, y siempre se queja de que el periodismo venezolano no haya rescatado la figura de Aníbal que tanto luchó por la libertad y los derechos humanos. Luis Britto García siempre dice que Aníbal es uno de los cronistas más cultos e importantes que ha tenido América Latina. Earle Herrera dice que Aníbal es el mejor cronista del país.Dos años después, Aníbal, siempre Aníbal, sigue entre su gente, aquellos que siguen amando la paz.
DE LA LLEGADA DE CHRISTOPHORO COLOMBO Y NASCIMIENTO DEL NUEVO MUNDO SEGUN RRELACION FECHA POR UN SALVAJE DE LA YSLA DE GUANAHANI
Transcriptio Fr. Anibal de Nazoa, de Caracas, Prov. De Benezuela, DMCMXCI
Yo Chicu… (ilegible), uezino desta Ysla de Guanahani, en buen uso de mi consciencia e rrazon e por mandato de las mesmas, ansí como por creer de justicia dexar memoria de toda injusticia, cunplo ante quien quisíerede leer con fazer relato de quanto vide el dia dozeno de la luna décima del año que corre, de lo qual doy fee e acontescio tal como se sigue: Esse dia, estando el sol no muy alto, mi muger, dos de mis hijos e otros comarcanos que abian salido a la playa a tender las artes de pesca rregresaron a toda carrera, con grande sofoco e con el espanto pintado en sus rostros e dando grandes vozes dixeron: padre, padre, venid para que veais aquesta guarandinga. Dexé entonces de fazer lo que faziendo estava e fízeme del cuerpo gran susto que llevé cuando vide lo que vide, como ser tres bultos grandíssimos que venian por la mar, que no se savia si eran cosa del bien o del mal, berdad o inbencion de nuestra mente, cosa real o resultas de algun encantamiento. Eran como tres casas más grande que cualesquier de las nuestras e a las quales yo llamé navios porque uenian por la mar e de que flotaban, flotaban mas nada por esso, por no ser mi costumbre el dar nombre a todo lo que no conosco, segun uso de mis maiores e mas que todo por euitar uainas. A todas estas la boz se abia estendido por toda la Ysla e la entera población estava contenplando el portento. Cosa de dos horas después viose que en efeto eran navios, de tal grandor que cobrian el horizonte y estorbaban la luz del sol con sus velas.
Mediado el dia los dichos navios se afuncaron en la arena e dellos comenzaron a baxar los seres más extraños e amenazadores que mis ojos oviessen visto, mas el rresto de su aspecto no dexaba saver si eran omes o bestias, benian todos cobiertos de varia piel, sobre todo era rara la parte del pecho que era como caprazon de tortuga mas brillante, e la cabeza que remataba en una como tutuma tambien brillante e acabada en punta, la qual apariencia causo muchas risas entre nuestra gente.
Su cara la tenían cubierta de pelos, a la usanza de los monos o como si toviessen la cabeza al revés, mas aquellos pelos no eran suaves como los de los dichos monos sino asperrimos e negros como los que en algunos de nosotros estan en las vergüenzas del cuerpo. Lo que más grande maravilla causó en nuestras gentes de aquellos visitantes fue el olor que despedían, que dexaba chico al mapurito más armado, que de no avellos visto como se estavan moviendo qualquiera que se les oviesse acercado avria dicho que eran muertos.
Otrosí que después de aver ellos sido llegados a la playa vimos que no eran bestias sino omes quando vimos que tenian el donde la palabra, tal supimos quando el primero de ellos en pisar tierra levantó sus manos e dixo: ¡Oro!, e que le siguió el otro e el otro siempre deixeron lo mismo, Oro, e niguno tenia en su boca otra palabra sino essa de oro, que yo no sabia que cosa fera pero cosa muy principal avia de ser, tal vez el nombre de su dios mayor si tenian alguno. Dixeme entonces, muy facil ha de ser el aprender la habla de estas gentes, que se reduce a una sola palabra, e ansí a todo peludo que se me acercase le decia “oro”, y él me sonrreía e salia brincando con grande contentamiento. Una bez aposentados en la playa todos los estraños, baxó de su canoa el que parescia ser su principal o cacique, uno como ellos pero sin pelos en la cara, el pecho sin caparazon de morrocoyo e los ojos puyudos.
El dicho gefe o lo que fuere se detuvo en medio del terreno e comenzo a dar bozes e a danzar como preso de un ataque de alferezia, levantando en el aire uno como emblema que truxo, consistente en un palo largo cruzado por otro palo mas corto, e a una orden suya todos los estraños se arrodillaron con él en el centro, entonces él clavó el dicho palo en el suelo e de contino volviéndose hacia la mar dixo algo que nos dio a entender no se por qué que a su parescer aquesta Ysla passaba en lo adelante a formar parte de algun rreyno del otro lado de la mar.
En esto uno de los nuestros se opusso e dixo no, y uno de los estraños levantó una como caña hueca que truxo desde el principio , la cual caña vomitó un trueno de fuego e aquel nuestro cayó muerto con una fuente de sangre brotando de su cuerpo. Cunplido este acto de crueldad e sin dexar de pronunciar la que parescia única palabra de su habla, oro, oro, oro, los estraños reembarcaron e se perdieron en la mar segun avian venido. Esto acontescio avrá obra de una o dos lunas.
Ayer consulté a mi tio Cyu… (ilegible), sabio cronista destas tierras, su parescer sobre aquel sucesso, e mirando hacia el lugar do avia caydo muerto nuestro hermano, dixome:
- Sobrino, abeisme de prestar mucha atencion a lo que agora digovos: mucho lamento e con grande dolor lo digo, sabed que per saecula saeculorum nos fodimos: hemos sido incorporados a la cultura occidental e christiana.