domingo, 3 de agosto de 2008

CADIVI SUSPENDE A CASI 50000 USUARIOS DE SU SISTEMA.

Los usuarios a ser suspendidos forman parte del grupo de 60.013 personas de la cuarta convocatoria, publicada en marzo de 2008 en la prensa nacional y en la página web de CADIVI, quienes debían consignar los documentos probatorios.
Los 47.997 usuarios y usuarias a ser suspendidos forman parte del grupo de 60.013 personas de la cuarta convocatoria, publicada en marzo de 2008 en la prensa nacional y en la página web de CADIVI, quienes debían consignar los documentos probatorios del correcto uso de las divisas destinadas al pago de consumos efectuados a proveedores en el exterior, mediante tarjetas de crédito, ante sus respectivos operadores cambiarios.
Al respecto, el presidente de la Comisión –Manuel Barroso– dijo que esta suspensión temporal no califica el uso que usuarios y usuarias hayan dado a las divisas asignadas. "La suspensión temporal se debe, específicamente, a que estos usuarios no respondieron a la convocatoria que les hiciera CADIVI, con lo cual incumplieron lo establecido en la providencia Nº 084", precisó.
En este sentido, anunció que "sólo 12.016 usuarios y usuarias convocados en la última oportunidad, cumplieron con la obligación de consignar ante su operador cambiario los documentos exigidos para demostrar el correcto uso de las divisas autorizadas", para el pago con tarjetas de crédito de consumos de bienes y prestación de servicios, efectuados con ocasión de viajes al exterior.
El artículo 6 de la providencia Nº 084 (Tarjetas de Crédito) de la Comisión, establece que CADIVI "podrá verificar en cualquier momento el uso de las divisas autorizadas".
El artículo siguiente indica que los usuarios están en la obligación de conservar recibos, facturas y comprobantes de pago correspondientes a los consumos realizados, hasta un año después de haber efectuado la transacción.
El presidente de CADIVI recordó que el control posterior es un proceso continuo y por tanto, recomendó a los usuarios del sistema automatizado consultar las convocatorias futuras, con independencia del uso dado a las divisas que le fueron autorizadas, porque esto forma parte de una responsabilidad asignada a la Comisión desde su creación.