miércoles, 20 de agosto de 2008

Denuncian anarquía en desarrollos urbanísticos

Vecinos están preocupados ante construcciones desordenadas en El Hatillo
Temen que con los nuevos urbanismos decaiga la calidad de los servicios públicos, y se genere un colapso vial en toda la ciudad de Caracas
Asociaciones denuncian "engaños" a compradores de nuevos edificios
Ayer vecinos de los municipios Sucre, Baruta y El Hatillo se reunieron para unir fuerza y señalar ante la prensa el temor que los embarga ante las nuevas residencias que se levantan en suelo hatillano.
Los habitantes de los tres ayuntamientos, los cuales colindan entre sí, alegan que tales obras se construyen de forma "desordenada", ya que "no se ha previsto o se ignora" el impacto "negativo" que generarán dichos urbanismos, sobre la calidad de vida de los viejos y nuevos vecinos. Las nacientes residencias, unas 34 en total, albergarán a aproximadamente 80 mil personas, por la medida chiquita.
"Hicimos una investigación y vimos más o menos cuanto se está construyendo en El Hatillo. La Alcaldía respondió que 4 no tienen permisos y de otros 3 no tienen conocimiento. Sólo hay 10 estudios de impacto ambiental y no existen estudios de vialidad. Han engañado a los compradores de nuevos apartamentos diciéndoles que tendrán agua y vías, no es verdad. Ha sido una irresponsabilidad",
Elsa Salazar, residente de Baruta y miembro de la Coordinadora de las Asociaciones de Vecinos de El Cafetal, avizora un caos vial de grandes dimensiones. "El colapso vehicular ya existe en el boulevard de El Cafetal, rodeado por 12 urbanizaciones. En la mañana las colas duran hasta las 9 a.m., mientras que al mediodía y en la tarde el tráfico es insoportable. Lo que nos aterra es la suma de unos 30 mil nuevos carros por esta vía. Ni los vecinos de Baruta ni los de El Hatillo vamos a poder salir de nuestras casas", dijo.
La misma inquietud embarga a Teofilo Moros, vecino de Colinas de La California, en Sucre. "El impacto vial será muy fuerte en la avenida principal de Macaracuay, que da entrada al municipio El Hatillo con Sucre. Este tramo colapsaría porque está concebido para el servicio interno de nuestras urbanizaciones, además no soportaría nunca este nuevo tráfico dado a su deterioro".
Racionalización del agua
Asimismo, se muestran preocupados por el tema del servicio de agua potable, el cual -alegan- es insuficiente en El Hatillo. "Cuando el embalse La Mariposa funciona regularmente racionan el agua un día por semana, en casos críticos de sequía tenemos regulaciones severas. Con estas nuevas edificaciones estamos temerosos de que el servicio empeore", denunció María Cristina Méndez, miembro del Consejo Local de Planificación Pública de El Hatillo.
La repercusión ambiental, es la otra arista del problema, pues la comunidad considera que con la tala de árboles se está restando parte del pulmón vegetal que protege al valle de Caracas.
Los involucrados esperan que con la presión de los vecinos las autoridades analicen la situación, y descarten las obras que realmente sean inviables.