viernes, 8 de agosto de 2008

Alerta Mundial: Rusia combate en Giorgia

















Alerta Mundial: Rusia ya combate con tanques en defensa de sus "compatriotas" de Osetia del Sur
El ministerio ruso de Defensa anunció el viernes que más de 10 soldados rusos de las fuerzas de mantenimiento de la paz murieron en los ataques que Georgia mantiene sobre la región de Osetia del Sur."Posiciones de los soldados rusos de mantenimiento de la paz recibieron disparos de las fuerzas georgianas. Como resultado de ello, más de 10 soldados murieron y 30 resultaron heridos", indicó Igor Konashenkov, portavoz del alto mando militar ruso.Las hostilidades empezaron horas antes de la inauguración de los juegos olímpicos, por cuya celebración el gobierno georgiano había decretado un armisticio, acordado con las fuerzas independentistas locales, que obligaba a suspender las operaciones bélicas hasta el fin de las competiciones.

En los últimos días, Osetia del Sur había denunciado los preparativos de una agresión georgiana a gran escala.Ante la conflictiva situación que prima en el Cáucaso, entre Georgia y Osetia del Sur, el gobierno ruso convocó este viernes a una reunión de emergencia en el Consejo de Seguridad de la ONU.Moscú instó a la comunidad internacional a que se una y trabaje de forma conjunta para poner fin a los enfrentamientos, que han causado masivos desplazamientos entre la población civil.El mismo día en que medio mundo mira hacia Pekín tras poner en marcha la maquinaria de los Juegos Olímpicos, las fuertes tensiones vividas la última semana entre el Ejército de Georgia y los separatistas de Osetia del Sur degeneraron este viernes en una situación extrema que, de no encontrar una mediación de la UE o de EEUU, tiene aspecto de terminar en un conflicto armado más grande de lo que lo es en estos momentos.
Cerca de las 3.30 horas de la mañana (1.30 horas en España) los blindados georgianos entraban en la capital, Tsjinvali, por el sur. Según la agencia rusa Interfax, los combates con artillería pesada se desarrollaron durante toda la mañana, a la vez que aviones SU-25 de Georgia bombardeaban las posiciones de los separatistas en varias ciudades cercanas, como Kvernet. A mediodía
Georgia se hacía con el control total de la zona mientras que los combates dejaban las primeras pruebas en forma de cifra. El líder de los separatistas de Osetia, Eduard Kokoiti denunciaba la muerte de centenares de personas en la capital, mientras que el general Marat Kulejmátov, comandante de la fuerzas de paz rusas destacadas en Osetia del Sur, se refería a Tsjinvali como una ciudad "completamente destruida".


Aviones rusos bombardean una base militar georgiana mientras tanques procedentes de Moscú entran a la capital de la región separatista. Georgia acusa a Rusia de bombardear su territorio. El polvorín del Cáucaso ha estallado en la región de Osetia del Sur, perteneciente a Georgia. Tras meses de tensión, Georgia y Rusia han empezado a librar una batalla por tomar el control de la provincia separatista, y más concretamente de su capital, Tsjinvali.
A la operación militar emprendida esta madrugada por Tbilisi, ha respondido Moscú para apoyar a las fuerzas de los rebeldes surosetios.
"Cerca de las 3:30 de la madrugada se lanzó un ataque con tanques en las afueras de Tsjinvali", dijo el líder separatista Eduard Kokoity, de Osetia del Sur. "Se avecina un gran enfrentamiento", advirtió. Una columna de vehículos acorazados rusos ha entrado en la capital de Osetia del Sur, según informan fuentes militares rusas citadas por la agencia RIA Novosti, mientras oficiales georgianos han comunicado que la aviación rusa ha bombardeado la base aérea militar de Vaziani, a las afueras de Tbilis, capital de Georgia.
Moscú había amenazado más temprano a Georgia, al entender que la acción georgiana era una declaración de guerra contra la región aliada. El presidente ruso, Dimitri Medvédev, había advertido de que defenderá a sus "compatriotas" de Osetia del Sur y ha prometido que los responsables de sus muertes "no quedarán impunes".
En Osetia del Sur, casi todo el mundo tiene un pasaporte ruso, ya que Moscú se lo facilita como medida de castigo a Georgia y de apoyo a los separatistas. "Según la Constitución y la Ley Federal, debo proteger la vida y la dignidad de los ciudadanos rusos dondequiera que estén. No permitiremos que sus muertes queden impunes. Los responsables recibirán el castigo que merecen", ha dicho Medvédev.
Su primer ministro, mentor y hasta hace poco presidente, Vladímir Putin, ha informado al presidente de USA, George W. Bush, de que tiene a "muchos voluntarios rusos" dispuestos a luchar codo con codo con los separatistas surosetios y que "será difícil retenerlos", según ha informado su portavoz, Dimitri Peskov.
Desde Pekín, donde ambos se encuentran para asistir a la apertura de los Juegos, ha dicho también que las "agresiones" de Georgia contra Osetia del Sur tenían necesariamente que conllevar "represalias" por parte rusa. Varios soldados de paz rusos enviados a la zona han resultado muertos, según el Ejército ruso, mientras el presidente georgiano, Mijaíl Saakashvili, había asegurado que sus tropas no pararían hasta "imponer la paz".
Operación militar
El caso es que las tensiones se convirtieron ayer en una guerra abierta cuando Georgia lanzó una operación militar a gran escala contra los separatistas. Horas más tarde, aviones georgianos Su-25 bombardeaban Tsjinvali, la capital osetia, con el resultado de al menos 15 muertos, según ha comunicado el Comité de Información y Prensa (CIP) del Gobierno secesionista. Rusia ha informado de la muerte de varios de sus soldados.
Según el Gobierno de Tbilisi, que ha movilizado a todos los reservistas, la operación militar tiene como objetivo "restaurar el orden constitucional" en la provincia separatista. Los combates entre fuerzas georgianas y rebeldes separatistas han llegado a la capital, Tsjinvali, donde han entrado tanques georgianos. Por el otro lado, cientos de voluntarios de Rusia y Abjazia, la otra región georgiana con aspiraciones separatistas, se han encaminado a Osetia del Sur.
Tras horas de combates, Georgia ha anunciado un alto el fuego de tres horas, para permitir la evacuación de civiles de las zonas donde hay combates.
Osetia del Sur, que limita al norte con Osetia del Norte, república integrada en la Federación de Rusia, arrastra un conflicto separatista con Georgia desde la independencia de la república ex soviética en 1991. Sin embargo, fue a partir de 1995 cuando las disputas territoriales brotaron con más fuerza después de que las autoridades georgianas se enfrentasen con los separatistas locales. El 19 de enero de 1992, la mayoría de los habitantes de Osetia del Sur votó a favor de su incorporación a Rusia, tras lo cual empezaron a recibir ayuda desde el Norte, de donde llegaron combatientes. Las autoridades surosetas convocaron un referéndum de independencia el 12 de noviembre de 2006. El 99% de la población local votó a favor de la independencia, aunque Tbilisi no reconoció la validez de la consulta popular. Casi el 90% de los surosetios tienen ciudadanía rusa. Como Abjazia, es una región de gran interés para Rusia y Occidente, ya que por allí pasan importantes rutas de transporte energético. Formalmente pertenece a Georgia aunque de hecho es soberana. Los surosetios gozan de una independencia de facto (como los abjazos), pero no controlan su territorio. Los militares georgianos ocupan varias alturas que les permiten bombardear tanto Tsjinvali como otras localidades. Desde la independencia de Kosovo, Rusia ha mostrado su apoyo político y financiero y su relación especial con ambas regiones.
El cruce de acusaciones entre Tbilisi y Moscú ha sido una constante en el largo conflicto que arrastran ambos países. Georgia, amparada por Estados Unidos y la UE, acusa a Rusia de "incentivar el separatismo". El Kremlin, por su parte, culpa a Georgia por la escalada de tensión y por no poner fin a las disputas territoriales.
La anterior crisis entre ambos países llegó con las acusaciones georgianas por el derribo de un avión espía por parte de Moscú.