viernes, 29 de agosto de 2008

LLEVAR UNA DIETA SALUDABLE Y UN TRATAMIENTO REDUCE RIESGOS

Tener el colesterol alto puede ocasionar un ACV
Hombres mayores de 55 años son más propensos a sufrir infartos cerebrales
La hipertensión, diabetes, tabaquismo, alcoholismo, alteración significativa del colesterol y sus fracciones –dislipidemia– son los factores de riesgo más comunes en los casos de accidentes cardiovasculares. Por esta razón, Mario De Bastos, neurólogo, recalcó la importancia de tomar medidas preventivas que estén acompañadas con los tratamientos adecuados, para evitar y prevenir una trombosis cerebral a consecuencia de alteraciones significativas en los vasos sanguíneos.
Un accidente cerebrovascular (ACV) es la interrupción del suministro de sangre a cualquier parte del cerebro. Aunque generalmente no es fatal, la obstrucción de un vaso sanguíneo en el cerebro o en el cuello (ataque isquémico) es la causa más frecuente de agresión al cerebro. Esta complicación tiene 30% de posibilidades de presentarse en hombres a partir de 55 años, mientras que en mujeres es menos frecuente Los síntomas que presentan las personas al sufrir un ACV son: entumecimiento de los miembros en un lado del cuerpo, confusiones repentinas, dificultad de visión en uno o ambos ojos, y pérdida del equilibrio, entre otros. Señaló que de acuerdo con el nivel de agresión, algunos pacientes pueden restablecerse completamente en poco tiempo, mientras que quienes presenten un ataque grave tendrán menos posibilidades.
Los factores nutricionales pueden jugar un rol importante en el riesgo de sufrir un ACV. Es recomendable el consumo de frutas y legumbres al menos cinco veces por semana; éstas aportarán el potasio necesario para el correcto funcionamiento del organismo, además de ser una excelente fuente antioxidante. También se aconseja limitar el consumo de lípidos o grasas orgánicas.
Un control cardiológico regular y el tratamiento adecuado reducen significativamente el riesgo de sufrir ataques cerebrovasculares. Con base en esta afirmación, se desarrolló una molécula que permite controlar de forma significativa los niveles de colesterol: la atorvastatina cristalina, molécula más comúnmente recetada para el control de la dislipidemia.
Bastos aseguró que, de acuerdo con un estudio denominado Prevención de Derrames Cerebrales y la Reducción Agresiva de Niveles de Colesterol (Sparcl por sus siglas en inglés), el uso de la molécula atorvastatina cristalina durante un período de cinco años disminuye significativamente la aparición de nuevos infartos cerebrales.
RECOMENDACIONES
Alimentos
Disminuya el consumo de grasas saturadas y trans-ácidos. Las grasas saturadas se encuentran en los animales terrestres (grasas de la leche y sus derivados, y grasas de las carnes). Los trans-ácidos se encuentran en todo tipo de margarina o manteca hidrogenada. Evite el consumo exagerado de azúcar y derivados, fructosa y alimentos que la contengan.
Controle el peso
Debe bajarlo en 10% si es excesivo y mantenerlo si es normal; para ello debe iniciar un programa de ejercicio físico diario, de acuerdo con su capacidad física.
Muévase
Adopte un programa de ejercicio bajo supervisión médica y haga caminatas largas al aire libre (de 15 a 20 minutos.)