domingo, 30 de agosto de 2009

Viena se rinde a los pies de Gustavo Dudamel

El joven director de orquesta venezolano Gustavo Dudamel entusiasmó este sábado al público con su segunda actuación en el Festival de Salzburgo al frente de una de las orquestas más prestigiosas del mundo, la Filarmónica de Viena.
Abandonando por unos días la Joven Orquesta Simón Bolívar, compuesta por músicos salidos de núcleos desfavorecidos de Venezuela y con la que ha triunfado en buena parte del mundo, Dudamel, de sólo 28 años, dio una nueva muestra de madurez, tal como hizo ya el jueves, en su primer concierto con esa orquesta.
El programa estuvo compuesto por el concierto para violín del compositor ruso Petr Ilitch Chaikovski y la “Consagración de la Primavera” del también ruso Igor Stravinski, interpretada de manera rítmica y estremecedora.
Si bien Dudamel compartió protagonismo con el violonista danés Nikolai Znaider, impresionante con su violín Guarnerius, el reconocimiento del público y las mayores ovaciones fueron sobre todo para el venezolano.
Una vez más, Dudamel dio muestras de un sentido de la música, de la partitura y de la dirección de orquesta asombrosos para un director tan joven, unido eso a una gestualidad de un dinamismo raramente visto.
El pasado año, en el Festival de Salzburgo, Dudamel ya triunfó en su primera visita a la ciudad de Mozart, aunque en esa ocasión lo hizo al frente de la Joven Orquesta Simón Bolívar, compuesta por músicos de 27 años como máximo, surgidos de las capas más desfavorecidas.
Esta orquesta forma parte del movimiento musical Sistema, originado a finales de los años 70 por el compositor venezolano José Antonio Abreu con un programa social que pretende la inclusión social y el rechazo a la violencia gracias a la música.
Hasta la fecha, Sistema formó a más de 250.000 jóvenes músicos, algunos de ellos en prisión, y cuenta con cinco conservatorios nacionales y más de un centenar de centros locales.
La Joven Orquesta Simón Bolívar ha tenido un éxito destacado en el mundo musical y ha grabado ya cuatro discos compactos y dos DVD bajo el célebre sello Deutsche Grammophon.
Para el jefe de la prestigiosa Orquesta Filarmónica de Berlín, el británico Sir Simon Rattle, Gustavo Dudamel es “el director más asombrosamente dotado” que jamás conoció.