jueves, 20 de agosto de 2009

Mari Pili, rechazó publicación de páginas con círculos y nombres, tal como hicieron medios golpistas en 2002

La periodista rechazó publicación de páginas con círculos y nombres, tal como hicieron medios golpistas en 2002
Denunció a los periodistas de Cadena Capriles de haber comenzado las agresiones
Los editores del Diario Últimas Noticias (ÚN) repitieron la misma práctica ilegal de actuar como jueces, sentenciando delitos a trabajadores de ÁvilaTV a quienes consideran culpables de las agresiones al personal de la Cadena Capriles, y publicando fotografías con círculos y nombres, tal como hicieron los medios de comunicación durante el golpe de Estado de Pedro Carmona Estanga, en 2002, cuando se incitó a perseguir y "cazar" a figuras que participaban o defendían al Gobierno legítimo que estaba siendo derrocado.
Así lo denunció la periodista Maripili Hernández, en una entrevista que compartió en el programa Dando y Dando, que transmite VTV, con Yurirhia Soto, esposa de Gabriel Uzcátegui, único detenido del caso por órdenes del Juez del Tribunal 16 de Control.
"El problema es que los medios de comunicación social se convirtieron en jueces, y ése juez del tribunal 16 de Control no está metiendo preso a Uzcátegui por tener elementos de convicción, lo está metiendo preso en La Planta porque Últimas Noticias se lo ordenó", denunció Hernández, al señalar que públicamente ha señalado esta situación en el programa que tiene en la emisora "Unión Radio", hecho que motivó la convocatoria a la agresión contra su persona que se hizo desde la televisora Globovisión.
Mostrando una página doble de la edición dominical de ÚN, donde se colocó una serie de fotografías donde se señalaban personas por sus nombres y con círculos en sus cabezas, la periodista Maripili Hernández, advirtió, que este diario pretende convertirse en un tribunal.
"Todos estamos en contra de hechos de violencia, pero la violencia no se puede responder con violencia", dijo la periodista, al recordar que el diario no está informando, sino señalando como delincuentes a quienes considera culpables, sin esperar ninguna investigación policial, satanizando a todo el personal de la televisora alternativa y emitiendo señalamientos ilegales, sin que ninguno de los acusados pueda defenderse.