miércoles, 26 de agosto de 2009

Una de las mayores perversiones que hay es la Medicina Privada.

Chávez: La mayor perversión que hay es la medicina privada
En el marco de la conmemoración del tercer aniversario del Hospital Cardiológico Infantil Latinoamericano Dr. Gilberto Rodríguez Ochoa, ubicado en Montalbán, Caracas, el presidente Hugo Chávez consideró que la medicina privada es una “perversión”. Indicó que aunque existen clínicas de primera calidad, éstas sólo ofrecen su servicio si el paciente cuenta con recursos económicos.
“La mayor perversión que hay es la medicina privada”, dijo el mandatario venezolano, quien estuvo acompañado por el ministro de la Salud, Carlos Rotondaro.
Durante su recorrido por el lugar, el Jefe de Estado recibió a una delegación de niños procedentes de Gambia, quienes presentan diversas cardiopatías congénitas y serán intervenidos en ese centro asistencial.
Igualmente, el Presidente de la República consideró que ese hospital es “hijo del Alba y abre sus brazos al Alba”.
“La salud del pueblo es sagrada. Ahí no podemos ahorrar esfuerzo alguno”, enfatizó y consideró que el ex ministro de Salud, Jesús Mantilla, hizo una “gran labor, avanzamos mucho”.
Destacó que la destitución de Mantilla se debió a que consideró “que era la hora de hacer cambios”. Sin embargo, en su momento se comentó que la destitución del ex Ministro se debió al drama de las parturientas.
Sobre ese tema, el presidente Chávez señaló que éste “sigue siendo un problema que tiene muchos componentes”.
“Uno de ellos es el demonio de la medicina privada. Se ha comprobado que hay mujeres ya por parir que comienzan a ser ruleteadas de un lugar para otro sólo para que terminen en una clínica privada”, expresó. Agregó que “el índice de cesáreas es bastante alto. Entonces, claro, ¿cuánto cobran por una cesárea en una clínica? 14 mil bolívares”.
A pesar de lo dicho por el mandatario venezolano, diferentes sectores han denunciado que la falta de atención en los hospitales se debe a la insuficiencia de insumos, equipos y personal.
Más adelante, consideró que la recuperación de los hospitales es una “batalla de todos los días”, y destacó que cuando “se arreglan 100 cosas, salen 100 más”.
El Presidente venezolano denunció la existencia de “vicios” en el sistema hospitalario. Acusó a algunos médicos de tener órdenes de “sabotear” los hospitales para culparlo y sacarlo del poder. “¡Uh, ah! Chávez todavía no se va”, señaló.
“Ante la necesidad de recursos para invertir en salud, recursos que realmente hagan falta (…) yo haré hasta donde pueda para conseguirlos. Que si la economía está ahora difícil, sí, es verdad. Hay una crisis mundial muy grande, sólo que aquí no se ha sentido en toda su magnitud”, afirmó.