lunes, 24 de agosto de 2009

HAY QUE DENUNCIAR LOS SECUESTROS DICE EL CICPC

Continúan las medidas para atacar el secuestro
Comandos del CICPC piden denunciar casos de plagios

La crisis es tan grave que desde hace un par de años varias naciones europeas están enviando a Venezuela agentes especiales de seguridad para que colaboren con los agentes de nuestro país
De acuerdo con las investigaciones realizadas sobre los casos perpetrados desde 2007, la mayoría de las víctimas del secuestro y la extorsión son comerciantes o empresarios inmigrantes de España, Italia y Portugal (o sus descendientes) que residen en la Gran Caracas, es decir, en el Distrito Capital y zonas del estado Miranda como Los Teques, San Antonio de Los Altos, Guarenas, Guatire, Charallave y Cúa; así como la Guaira, en el estado Vargas. También están “al rojo vivo” los estados Barinas, Zulia, Táchira y Anzoátegui.
Cooperación internacional
Una vez más, La Voz ha consultado la fuente oficial en esta materia, es decir, los funcionarios de la Dirección Nacional Contra Extorsión y Secuestros del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, CICPC, quienes aseguraron “valorar en gran medida el apoyo de esas naciones, a través de preparados agentes de seguridad que brindan su colaboración a nuestra labor”.
Por ejemplo, en cuanto a la delegación italiana afirmaron que “tiene experiencia y en su país lograron detener la ola de secuestros que vivieron hasta hace poco”. Si bien es cierto que en nuestro país las cifras son alarmantemente mayores a las de Italia, “podemos tomar ejemplo de ellos en la aplicación de la ley” además “siempre aporta la experiencia que tengan otros funcionarios, aún con las diferencias que existen entre ambas sociedades”.
Sobre la delegación española, indicaron que “también están bastante preocupados por la presión que viven sus compatriotas en Venezuela, pero el objetivo de su embajada no es recomendarles que se devuelvan al país de origen, sino que mantengan la esperanza en Venezuela y además trabajan para ayudarlos a tener más seguridad”.
En el caso de los agentes portugueses, informaron que la relación se hizo más sólida “a partir de las reuniones entre el primer ministro de Portugal, José Sócrates y el presidente de Venezuela Hugo Chávez” en ambos países, en las cuales no solamente se abordaron temas como la infraestructura, energía, alimentación y salud, sino la seguridad ciudadana.
Asimismo, los agentes venezolanos afirmaron que la cooperación lusa “ha sido importante, tanto de los funcionarios como de las autoridades”, por ejemplo, del director general para las Comunidades Portuguesas en el mundo, José Manuel da Costa Arsenio, quien tiene amplio conocimiento sobre el tema, pues hace un par de años fue Embajador de Portugal en Venezuela.
“Simular” será penalizado
Parece increíble que con el enorme trabajo que tienen tanto las oficinas regionales como la dirección nacional sobre extorsiones y secuestros, también deben atender casos en los cuales las personas simulan estar secuestradas, entorpeciendo así las labores de los investigadores, “lo cual también constituye un delito y quien incurra en esto recibirá sanción con prisión de cinco a diez años, tal como estipula el artículo 4”.
Los agentes especializados informaron que por la experiencia ellos identifican estos casos con prontitud, “pero igualmente se realiza un procedimiento que genera esfuerzo, tiempo y recursos, que podrían ser utilizados en casos reales”. De acuerdo con las fuentes policiales consultadas, “la mayoría son adolescentes o jóvenes del género femenino, que buscan obtener dinero con rapidez para solventar alguna deuda ya sea de la misma muchacha o de su pareja, que está en componenda con ella”.
Aún así, “también existen casos de adolescentes del género masculino que se hacen pasar por secuestrados” indicó la fuente, como ocurrió hace poco tiempo con un menor de edad de apenas 14 años de edad que reside en Barinas, donde armó un elaborado plan para obtener dinero de sus padres con la finalidad de adquirir una sofisticada motocicleta. El supervisor de investigaciones de la Policía Científica, región Barinas, comisario Héctor Jiménez, rápidamente descubrió la verdad entorno a ese delito, efectuado en complicidad con otros tres menores y un joven de 18 años de edad.
Negado Hurtado