martes, 16 de diciembre de 2008

Tal día como hoy 16 de Diciembre

Hoy se inician, en plena madrugada, las Misas de Aguinaldo, hermosa tradición venezolana que se conserva en muchas de nuestras regiones.
Son ellas un modo de prepararse con alegría para el nacimiento de Jesús el Redentor y son una especie de novena de amor, con significativas verdades que forman parte de la mejor tradición navideña del país.
RAFAEL ALBERTI MERELLO nace el 16 de Diciembre de 1902 en el Puerto de Santa María, Cádiz.
Rafael Alberti Merello. Nace en Cádiz, 16 de Diciembrede 1902y muere el 28 de octubre de 1999, fue un escritor español, especialmente reconocido como poeta.
Está considerado uno de los mayores literatos españoles de la llamada Edad de Plata de la literarura española cuenta en su haber con numerosos premios y reconocimientos.
Tras la Guerra Civil Española se exilió debido a su militancia en el Partido Comunista de España. A su vuelta a España, tras el fin de la dictadura franquista, fue nombrado Hijo Predilecto de Andalucía.
DESLAVE EN VARGAS LA MAYOR TRAGEDIA EN NUESTRA HISTORIA
En lo que se considera la tragedia natural más grande de nuestra historia las prolongadas lluvias registradas en el Estado Vargas causan el desbordamiento de ríos y quebradas que originan un alud incontenible de agua, piedras, tierras y árboles que acaba con la vida y propiedades de miles de personas. En Caracas barriadas enteras fueron sepultadas en Plan de Manzano y Los Mecedores y se inundaron La Pastora, Los Erasos, San Bernardino, Cotiza, Lidice y Nueva Tacagua. Considerado por muchos como de 50 mil muertos en la tragedia, Defensa Civil no alcanza a determinar un número exacto de victimas.
Deslave en Vargas provoca gran tragedia y enluta a Venezuela
El 16 diciembre de 1999, tal día como hoy, ocurre una de las tragedias más grandes de la historia de Venezuela, un deslave en el litoral guaireño (Vargas) sepultó viviendas, destruyó carreteras y provocó la muerte de miles de personas.
Después de 12 días de lluvias consecutivas el terreno perdió estabilidad, las cabeceras de los ríos empujaron con fuerza tierra y piedras hacia la costa. Los ríos, extintos hacía 30 años, retomaron sus aguas y las piedras procedentes de las cabeceras del Ávila se deslizaron borrando poblados enteros establecidos en sus viejos cauces, como Carmen de Uria y Los Corales.
Las personas desaparecidas ascendieron a 20 mil, entre quienes se encontraban numerosos niños y ancianos. Las precipitaciones, según cifras de Protección Civil, alcanzaron la curva de precipitación pluvial acumulada de 1.200 milímetros que triplicaba la cifra de 1951, cuando ocurrió una tragedia similar. La Fuerza Armada, personal civil, los países vecinos y amigos de Venezuela y el presidente Hugo Rafael Chávez, personalmente, se hicieron presentes en los rescates, ayudando a los damnificados en lo que significó uno de los despliegues de salvamento más grande de los últimos años.