jueves, 4 de diciembre de 2008

El 2 de Diciembre llegaron, entraron y triunfaron en el Granma

Llegaron, entraron y triunfamos…
El desembarco del yate Granma el día 2 de Diciembre de 1956, fue el impulso definitivo a la guerra iniciada por el pueblo cubano en 1958, y que dos años después culminaría con el triunfo de la Revolución.
Fidel jamás ha mentido, pues sabe que junto a la verdad están la justicia, la libertad y la victoria.
Llegaron, entraron y triunfamos…Poco antes de zarpar a bordo del yate Granma con su carga de titanes, suscribió una frase que significó todo un juramento: "si salimos, llegamos; si llegamos, entramos; si entramos, triunfamos".
Fidel también nos expresó que "si ayer éramos un puñado de hombres, hoy somos un pueblo entero conquistando el porvenir".
Han transcurrido 52 años desde el 2 de diciembre de 1956, y no hemos tenido un solo día de descanso, y hasta para dormir con la mochila como almohada, o mejor, con la caja de balas que prefirió el Che, debemos hacerlo con un ojo abierto.
El enemigo no ha cesado de acosarnos, amenazarnos y agredirnos, pues es incapaz de perdonar que a bordo de un yate de recreo convertido en Acorazado de la Dignidad, pudieran haber desafiado la mar con una idea multiplicada en millones y con un decoro a toda prueba.
Horas antes, Santiago había vestido por primera vez el verdeolivo, el 30 de noviembre, cuando el clarín de un simple telegrama puso en pie de combate a los nuevos mambises, con el noble objetivo de reeditar las hazañas de Céspedes, Gómez, Agramonte, Maceo y Martí.
Y aquel amanecer de naufragio en medio de pantanos y manglares, fue como si en Las Coloradas volviera a repicar el bronce de La Demajagua, y despertaran de su letargo las cargas al machete y las teas incendiarias, para que nuestros hijos jamás mendiguen de hinojos la Patria que los padres ganaron de pie.
Las FAR nacieron aquel 2 de diciembre, y desde entonces fueron borradas de nuestros diccionarios las palabras rendición y derrota.

Para nuestra sagrada defensa adoptamos la filosofía de Guerra de Todo el Pueblo.
Ni genocidas ni desastres naturales nos han visto jamás arrodillarnos, como no sea para afinar la puntería, sin que nos tiemblen las manos.
Este aniversario 52 del desembarco de los expedicionarios del yate Granma, lo celebramos apenas un mes antes del cumpleaños 50 de la Revolución de los humildes, por los humildes y para los humildes, con más y mejor socialismo e internacionalismo, y con el Comandante en Jefe de siempre y para siempre en el puente de mando de esta embarcación de roca dura, digna e inexpugnable, que gracias a nosotros, y principalmente a Fidel, se llama Cuba con mayúsculas.