jueves, 11 de diciembre de 2008

Hallaron muerto en Turgua a comerciante desaparecido

Luis Montañés fue a verse con un amigo y lo mataron
Un comerciante propietario de una empresa de embutidos, quien era residente de la urbanización Los Dos Caminos, fue asesinado de varios disparos y dejado abandonado en una montaña de Turgua, zona rural del municipio El Hatillo del estado Miranda.
El comerciante fue identificado como Luis Alberto Montañés, de 50 años de edad, quien fue localizado por funcionarios de la Policía de El Hatillo el pasado 12 de noviembre, pero extrañamente no fue sino hasta este martes cuando sus familiares lo identificaron en la morgue de Bello Monte.
La familia Montañés se presentó ayer en la medicatura forense, donde efectuó la identificación del comerciante mediante una fotografía porque el rostro estaba desfigurado.
Una tía de la víctima, identificada como Nancy de León, explicó que Luis Alberto Montañés salió de su casa, situada en la octava transversal de la avenida Sucre de Los Dos Caminos el 12 de noviembre a las 9:00 de la mañana. La señora dijo que el comerciante se iba a entrevistar con un amigo en un lugar cercano.
Aunque Luis Alberto Montañés iba a salir a pie, una de sus hermanas le ofreció llevarlo en su carro y éste aceptó. La hermana lo dejó en el sitio acordado y regresó a su casa, según el relato de la tía.
Desde ese momento, contó Nancy de León, no se supo más nada del comerciante y la familia estuvo bajo una constante incertidumbre hasta el martes, cuando lo identificaron.
Aunque los familiares no cuentan aún con una versión oficial sobre el caso, se conoció que ya han declarado testigos en el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas que aseguraron haber visto a la persona que se entrevistó con la víctima una vez que éste salió de su casa.
El testigo, según fuentes policiales, logró ver al supuesto amigo y dijo que ambos se saludaron y luego subieron a un auto de color oscuro. El comerciante se sentó atrás porque en la parte delantera iban su supuesto amigo y un copiloto.
Otro testigo con el que cuentan los investigadores del Cicpc es un residente de Turgua, quien aseguró que el 12 de noviembre, aproximadamente a las 5:00 de la tarde, observó a cuatro hombres cuando llevaban al comerciante hacia una zona montañosa.
Precisamente fue este testigo quien avisó a la policía municipal sobre el homicidio, ya que escuchó cinco detonaciones poco después de que los sospechosos se internaron en la montaña con el comerciante. El testigo aportó datos sobre las personas que llevaban al comerciante.