sábado, 4 de octubre de 2008

Desarticulan banda que secuestró a madre e hijo en La Lagunita

El Cicpc los acusa por cometer siete secuestros en la capital
Tres delincuentes que habían secuestrado, el pasado martes, a una señora y a su hijo cuando transitaban por el sector La Lagunita fueron capturados por los detectives de la División Antiextorsión y Secuestros del Cicpc las víctimas fueron rescatadas sanas y salvas.
Los antisociales que operan entre Fila de Mariches y Turumo habían sometido a la señora Ana Gregoria Martínez, de 44 años, y a su hijo Rolando José García Martínez, de 21 años, cuando se dirigían a su vivienda situada en El Hatillo, estado Miranda.
Los parientes de los agraviados, tras recibir llamadas amenazantes para que les cancelaran una alta suma de dinero, decidieron denunciar ante la División Antisecuestros del Cicpc.
Los detectives lograron ubicar el auto propiedad de las víctimas, un Chevrolet Aveo de color azul, en el sector El Nazareno, en Petare.
El conductor del auto, quien fue identificado como Gustavo Rodríguez, un colombiano natural de Maria La Baja, confesó su participación en el doble secuestro y a través de él se logró llegar a un rancho en el barrio Plan de Marín, en el sector Turumo.
Allí mantenían en cautiverio a la mujer y a su hijo. Los funcionarios de la policía científica sostienen que 80% de la organización delictiva, que tiene en su haber unos siete plagios, fue desmantelada. Los investigadores también capturaron a Wilmer Manuel Hernández Mena, de 25 años de edad, quien reside en la calle Zulia de Turumo, estado Miranda.
En el sitio también fue detenido Víctor Daniel Castillo Camejo, de 21 años de edad, residenciado en el barrio Plan de Marín, en Petare. El subcomisario Luis Monroy, jefe encargado del despacho antisecuestros, informó que falta por detener a tres sujetos apodados "Cheché", "Germán" y "John Haider".
Los antisociales acostumbraban a plagiar a personas que transitaban por El Hatillo, La Lagunita y Baruta para luego exigir dinero a cambio de su liberación. Las víctimas eran mantenidas en ranchos de Petare y Turumo.

1 comentario:

moscatel dijo...

hay que estar moscas con los colombianos de por aca