martes, 14 de octubre de 2008

Agustín Lara, Nacio un dia como hoy

Nace un dia como hoy Ángel Agustín María Carlos Fausto Mariano Alfonso Rojas Canela del Sagrado Corazón de Jesús Lara y Aguirre del Pino, conocido como Agustín Lara.
Desde muy temprana edad comenzó sus estudios musicales aprendiendo a tocar el piano para después trabajar en centros nocturnos. Fue descubierto por el tenor Juan Arvizu y en 1926 registró su primera canción La prisionera. A partir de entonces, compusó más de 500 temas, desde boleros hasta valses, una opereta, El pájaro de oro, e intervino en más de 30 películas.
Considerado entre los más populares de su tiempo y de su género. También conocido con el mote de El Flaco de Oro, su obra fue ampliamente apreciada no sólo en México, sino también en
Centroamérica, Sudamérica, el Caribe y España. Luego de su muerte, se le ha reconocido también en Estados Unidos, Italia y Japón. Sus canciones más conocidas han sido grabadas por los tenores Plácido Domingo, José Carreras, Hugo Avendaño, Francisco Araiza, Luciano Pavarotti y Ramón Vargas.
Dicen que era tan feo que cuando nació, el médico le dijo a su madre: "Esperemos 15 minutos. Si no respira es el apéndice". Este chiste, cuya autoría muchos le atribuyen, muy bien pudiera resumir lo que fue su vida, un bolero en el que se mezclaron historia y leyenda, sin olvidar algunos golpes de suerte que lo catapultaron a la fama desde el radio hasta el cine.
Para el autor mexicano Carlos Monsivais, “fue un adelantado en la explotación de su imagen pública, (…) un personaje único, un ser pintoresco, cuya cúspide adquisitiva se llamó María Félix”.
La Habana fue el primer destino artístico fuera de México de este singular creador cuyas melodías sonaban una y otra vez en todas las victrolas de la Isla. Muchas de sus canciones como Noche de ronda, María Bonita, Rival, Aventurera, Piensa en mí, Solamente una vez y Mujer- su preferida-, fueron interpretadas por nuestros más populares artistas.
Su música se impuso en toda Hispanoamérica
Nacido el 30 de octubre de 1897 en la ciudad de México,- aunque afirmó ser veracruceño-, personifica la transición de la danza mexicana al bolero de origen cubano al que imprimió un sello inconfundible. Romántico incurable, cursi empedernido, feo entre los feos, mujeriego contumaz, don Agustín Lara está otra vez en La Habana, como en 1933, 1939 y 1952; en esta ocasión en el entorno de la Alameda de Paula, frente al mar, como si fuera a revivir una de sus tantas noches de bohemia.
Entre otras, compuso las siguientes canciones: "Adiós Nicanor", "Amor de mis amores", "Arrancame la vida" (que fue la inspiración para el título de la novela del mismo nombre de Ángeles Mastretta), "Aventurera", "Como dos puñales", "La cumbancha", "Escarcha", "Cabellera blanca", "Farolito", "Granada", "Cuerdas de mi guitarra", "Oye la marimba", "Humo en los ojos", "Lágrimas de sangre", "Lamento jarocho", "María Bonita", "Mujer", "Noche criolla", "Noche de ronda", "Oración caribe", "Palabras de mujer", "Pecadora", "Revancha", "Rival", "Rosa", "Santa", "Señora tentación", "Solamente una vez", "Te vendes", "Veracruz".
Agustín Lara fue sepultado por orden presidencial en la Rotonda de los Hombres Ilustres del Panteón de Dolores en Ciudad de México. Sus composiciones, entre 500 y 600 según estimaciones, han sido cantadas desde hace décadas por intérpretes de todo el mundo.