jueves, 10 de septiembre de 2009

"Que pasa con el Centro Médico Docente La Trinidad

¿Y qué..? Es con el Centro Médico docente La Trinidad Caracas
Quienes somos asiduos pacientes del Centro Médico Docente La Trinidad, hemos observados cómo desmejoran los servicios que esa institución presta. Hoy deseamos reseñar varios aspectos negativos que nos obligarán a no usarla nunca más, ya que creemos que si un paciente paga por un servicio de salud es porque desea obtener el mejor trato y la mejor atención, tanto en lo que respecta a las comodidades para hacer uso de ese centro, como las comodidades que se deben prestar al usuario. Comenzaremos por exponer que el pasado martes pudimos constatar, una vez más, el mal servicio que se presta en el estacionamiento, el cual se quedó pequeño para la cantidad de personas que requieren usarlo. Se pierde casi media hora tratando de conseguir un lugar dónde poder estacionar o igual tiempo si se tiene que esperar el transporte que sirve de medio de comunicación interno para llevarte desde el lugar donde parqueas el automóvil hasta el sitio donde debes acudir a realizarte el examen o el trámite que debes cumplir. Para colmo, el valor del estacionamiento siempre lo cobran de más, cuando el usuario se da cuenta que le están dando el vuelto incorrecto solo te dicen “perdón fue un error”, pero ese error ya es un abuso, algo que tendría que ser visto por las autoridades encargadas de proteger a los que allí acuden. Asimismo, el salón de espera para los que van a practicarse algún examen de laboratorio es sumamente pequeño y los pacientes tiene que permanecer de pie esperando que el poco personal que atiende en las taquillas los llamen. Dada la gran cantidad de personas que hay en ese lugar pareciera que estuviéramos en un mercado libre, algo que realmente es un irrespeto a sus usuarios. Para colmo tienen un televisor sin volumen, o sea que no tiene ningún tipo de utilidad. En una de las tantas veces que acudimos a ese lugar, alguien le subió el volumen a ese televisor y cual no sería la sorpresa de todos los presente cuando, una supuesta supervisora del lugar salió cual fiera y preguntó que quién le había subido el volumen a ese televisor, que eso no era permitido ya que “aturdía” al personal que laboraba en el lugar… ¿Si es tan negativo por qué no lo quitan de una vez? Mi señora aprovechando que se encontraba en el Centro Docente La Trinidad decidió realizarse una placa de Rayos X que le había ordenado el médico: Aquí el martirio fue peor, ya que al preguntar cuántos pacientes tenía por delante le contestaron que solamente había tres, hizo los trámites pertinentes hasta ser atendida, pero al tardar más de tres hora preguntó qué pasaba y le informaron que atendían a pacientes de emergencia, algo que realmente fue escandaloso, ya que no eran solo los provenientes de Rayo X sino todos los servicios que atiende la empresa Imágenes de Diagnóstico Avanzado C.A (IDACA), que al parecer no cuentan con el personal necesarios para prestar un servicio de tal magnitud y además sus costos no son nada baratos, muchos de los que ahí se encontraban se quejaban de eso, algo que no podemos asegurar ya que el monto de los exámenes de mi esposa los costea nuestro seguro, pero cuando “el río suena, piedras trae”. Para poder ser atendidos tuvimos que armar tremendo zaperoco y para colmo al preguntar por los responsables del servicio nos informaron que no se encontraban en el lugar, algo que más bien parecía era que tenían temor de dar la cara por el malestar que existía en el lugar. Para que los directivos del Centro Docente La Trinidad tomen en cuenta el menosprecio de los que atienden ese lugar debo decirle que llegamos a las 10 y 30 a.m. y salimos del lugar a las 2:25 p.m… ¿Acaso eso no podríamos llamar a tremendo abuso? Y otro abuso es el valor de los comestibles y bebidas, en los diferentes concesionarios, recuerden que muchas veces el paciente debe o desayunarse o almorzar en es lugar. A partir del martes perdieron dos pacientes, ¿Cuántos podrán perder? Salomón Benshimol R.