lunes, 14 de septiembre de 2009

LAS 7 PLAGAS NO SOLO LAS DE EGIPTO LE CAYERON A EL HATILLO, ESTAN ROBANDO, SECUESTRANDO Y PARE DE CONTAR A LOS CIUDADANOS HATILLANOS

Según los vecinos del municipio El Hatillo ocurren dos secuestros express semanales
Los residentes y la policía aseguran que hay una banda delictiva que opera en la zona en camionetas de lujo
"Sé de un ingeniero que se llevaron, pero lo de él no fue un secuestro, sino que lo pasearon por varios cajeros y lo obligaron a sacar dinero. Lo agarraron una noche y le dieron vueltas por toda Caracas, cuando sacó la plata lo dejaron botado", fue el testimonio de Margarita, una mujer de aproximadamente 50 años de edad que interrumpió su rutina de ejercicios para hablar acerca de la inseguridad.
El secuestro y asesinato del coronel de la Guardia Nacional Héctor Luis Trade destapó una realidad ajena para muchos, pero cotidiana para los habitantes
En El Hatillo la gente vive con miedo.
Los que residen en ese sector del sur-este de Caracas han modificado sus rutinas pues, a pesar de que las estadísticas indican lo contrario, la zona no escapa de la arremetida del hampa, la inseguridad y la delincuencia que azotan el país, tal como lo demuestran las cifras del Ministerio de Relaciones Interiores que indican que en Venezuela fueron secuestradas por lo menos 574 personas y otras 6.700 fueron asesinadas entre el 1º de enero y el 23 de agosto de este año.
"Tenemos que estar alerta ante lo que nos parezca extraño, no dudemos de nuestra intuición.
Si el delincuente tiene todo controlado es mejor no oponer resistencia porque pueden resultar heridos o muertos", se indica en un boletín repartido por la Asociación de Vecinos de La Lagunita, Asopar, a los habitantes de las 750 casas y los 7 conjuntos residenciales de la urbanización en el cual se advierte que los robos y los secuestros express representan su mayor preocupación. Sin embargo, además del temor, la desconfianza en las autoridades los ha llevado a organizarse para prevenir hechos delictivos y protegerse unos a otros.
"Aquí se les ha alertado a los vecinos que si notan algo sospechoso lo comuniquen, porque ocurre que no denuncian ni en la policía ni le dicen a nadie porque piensan que primero los secuestran a ellos y luego vienen por sus hijos, pero nosotros los alertamos para que nos cuenten", señaló Beatriz de Mancera, presidenta de Asopar y vocera del consejo comunal de La Lagunita.
Cifra negra. La Policía Municipal de El Hatillo en su estadística de agosto registró 1 atraco, 3 robos y 7 hurtos de residencias, 1 secuestro y 2 hurtos de accesorios de vehículos en toda la jurisdicción que, según la institución, tiene una población de 140.000 habitantes en una superficie de 115.000 kilómetros cuadrados.
El comisario Luis Granados, director de la policía de El Hatillo, asegura que las estadísticas que se manejan son bajas, pero advirtió que la cifra negra debe ser mayor porque los vecinos se quejan entre ellos y comentan lo que pasa pero no denuncian.
"Aquí en el municipio un robo que se comete se convierte en 100 robos, porque los vecinos se lo cuentan, cada uno va y comenta lo que le robaron o cómo fue su historia y al final se mezclan las cosas y cada quien echa el cuento a su manera, pero nadie le dice a la policía lo que pasa", dijo el funcionario.
No obstante, la cifra de la asociación de vecinos correspondiente a agosto es de dos robos a viviendas y dos secuestros express semanales, dijo Mancera, que corrobora lo comentado por un vecino de la urbanización, que prefirió no ser identificado: "Aquí uno sale de la casa y tiene que andar pendiente de cada carro y cada persona que pasa cerca, porque si no se te meten para la casa, te secuestran, te atracan y cada semana te puedes enterar hasta de dos casos, aunque seguro que hay más, pero la gente no lo cuenta", dijo el joven mientras trotaba.
Organización vecinal.
Beatriz de Mancera considera que el tema de la inseguridad ha unido a los vecinos. "Esto nos ha ayudado a acercarnos, porque había gente que tenía 15 años viviendo en la zona y no sabía quiénes eran sus vecinos. Ahora entre todos nos conocemos y nos identificamos", señaló la vocera del consejo comunal.
Además, el jefe de la policía local indicó que a raíz de los trabajos de investigación en el sector se han localizado dos camionetas 4Runner, una plateada y una blanca, que son supuestamente las utilizadas por una banda delictiva para secuestrar a los habitantes de la zona. Sin embargo, Mancera acotó que la información que han dado los vecinos que han sido víctimas hablan de una camioneta 4Runner, pero negra.
El comisario Granados dijo que como parte de los operativos en la zona para combatir la delincuencia se establecieron puntos de control en los seis puntos de entrada y salida del municipio: La Boyera, La Mata, La Tahona, Los Naranjos, Caicaguana y el sector El Gavilán.
"Estos operativos ahora son reforzados por la Policía Metropolitana y la Guardia Nacional, porque nos incluyeron nuevamente en el plan Caracas Segura", dijo el comisario Luis Granados.
Casos e historias
Entre lo que los vecinos de La Lagunita comentan que ha sucedido está el robo de una sala de cine del centro comercial mientras se proyectaba una película.
Beatriz de Mancera informó que se ha acordado que si algún vecino se siente en peligro y está en la calle principal de la urbanización puede ir a la sede de Asopar o entrar al club para que un funcionario de seguridad lo escolte hasta su casa.
La vocera de la comunidad también señaló que los habitantes de la zona se han organizado en grupos para trotar y hacer sus rutinas de ejercicios con la intención de evitar ser víctimas de robos o secuestros, pero además se han enterado que en los bancos ubicados en los centros comerciales de La Lagunita han aplicado el conocido paquete chileno a varias personas y que en los sótanos y estacionamientos de esos establecimientos también se han cometido robos y secuestros, según algunos de los entrevistados.
Además, la vecina comentó que en una oportunidad se solicitó a todos los habitantes que tienen escoltas una data del personal para saber quiénes son las personas que están armadas en la comunidad.