viernes, 11 de septiembre de 2009

Diosdado Cabello denunció que fue amenazado de muerte. “Quieren atentar contra mi vida”.

Diosdado fue amenazado de muerte
Sobre la medida administrativa que prepara su despacho sobre 240 estaciones de radio del país y algunos canales de TV, Cabello anunció que existen emisoras del Zulia, entre las próximas 29 que no renovarán la concesión.
Rodeado de miembros de la etnia yukpa, camino a la comunidad de Los Ángeles del Tokuko, en el municipio Machiques de Perijá, el ministro de Obras Públicas y Vivienda, Diosdado Cabello, habló en una breve entrevista, sobre la medida administrativa que prepara su despacho sobre 240 emisoras de radio del país y algunos canales de televisión.
— En los próximos días anunciaremos los nombres.
— ¿Cómo va el procedimiento del resto de las 177 emisoras?
— Algunos medios dicen que se trata de un cierre y es un procedimiento apegado a la ley. Se hace la revisión de aquellos casos en los que hay personas que dicen tener la concesión y han estado operando las emisoras de radio durante mucho tiempo. Cuando se revisa en Conatel se conoce que no son propietarios de ninguna concesión y lo que han hecho es usufructuar durante 20 o 30 años el espectro radioeléctrico.
Tomamos la decisión de poner orden y por eso hicimos el censo en mayo, se invitó a todos a que fueran a Conatel, el que no fue no presentó los documentos que lo acreditan como concesionario. El Gobierno, de manera soberana, legítima y legal, está tomando la decisión de revertir esas concesiones y regresarlas al Estado para entregarlas luego a quienes lo soliciten ante Conatel.
—La oposición ha dicho que la medida se ha tomado contra emisoras privadas afectas a ellos...
— No es verdad, hay varios casos de reclamos de algunas comunidades que han dicho: ‘Esta es la única emisora que hablaba bien del Gobierno y fue cerrada’. Lo que pasa es que nosotros tomamos una decisión afectando a un grupo de personas que la mayoría recibió esas concesiones en la cuarta república. Son los mismos adecos y copeyanos de siempre. Es normal que ese grupo afectado tenga alguna relación con la oposición. Pero no apuntamos hacia ellos.
—En el caso de Globovisión, algunos alegan que las medidas son extemporáneas...
— La actitud de Globovisión tiene que ver con una violación a las leyes venezolanas, a la Ley de Telecomunicaciones, de Responsabilidad Social y al Código Penal. Hemos solicitado una averiguación penal por los cintillos que han venido saliendo en las pantallas de algunos programas.
Todo lo que salga por esos cintillos tiene una revisión previa y eso hace que sólo se informe lo que ellos quieren. Mandas un mensaje diciendo: ‘Ravell es un palangrista’, ese no sale. Cuando dicen: ‘Vamos a salir del gorila’, ese sí sale, quien recibe los mensajes autoriza que sea así y hay una responsabilidad directa.
— ¿Qué tiene que decirle a quienes lo tildan de superministro?
— Nada. Yo estoy cumpliendo una función para la que me designaron, igual pudieron haber colocado a otro compañero. Esos comentarios son parte de la guerra sucia para crear intriga y generar discusiones en el seno de la revolución.
— El ex vicepresidente José Vicente Rangel denunció hace unos días que quieren asesinarlo...
— Sí, quieren atentar contra mi vida, he recibido varias amenazas. Una vez una persona fue tan audaz que en una actividad en un barrio me entregó un sobre que decía: ‘Te vamos a matar maldito comunista si te metes con los nuestros, no vas a tener segundo aviso’. Esta misma semana llevaron al Ministerio una gallina amarrada con una cinta roja para intimidarme.
No creo en la santería. No tengo miedo, ando con Dios