viernes, 10 de julio de 2009

Un día como hoy nace Nicolas Guillen, poeta cubano

GUILLÉN, NICOLÁS (1902-1989)
Poeta cubano al que se le considera un genuino representante de la poesía negra de su país.
Trabajó como tipógrafo antes de dedicarse al periodismo y darse a conocer como escritor. Desde su juventud participó intensamente en la vida cultural y política cubana, lo que le costó el exilio en varias ocasiones. Ingresó en el Partido Comunista en 1937, y tras el triunfo de la Revolución cubana en 1959 desempeñó cargos y misiones diplomáticas de relieve.
Inició su producción literaria en el ámbito del posmodernismo y la afianzó en el de las experiencias vanguardistas de los años veinte, en cuyo contexto se convirtió pronto en el representante más destacado de la poesía negra o afroantillana. Sin renunciar a otras posibilidades, en Motivos de son (1930), Sóngoro cosongo. Poemas mulatos (1931), West Indies Ltd. (1934) y poemas dispersos en libros posteriores, usó todos los recursos característicos de esa poesía con la voluntad de lograr una expresión auténtica para una cultura mulata, la propia de un país mulato como él mismo, y manifestó una preocupación social que se fue acentuando con el paso de los años.
Desde West Indies Ltd., evolucionó rápidamente hacia esas preocupaciones políticas y sociales: en Cantos para soldados y sones para turistas (1937), El son entero (1947) y La paloma de vuelo popular (1958), mostró su compromiso con la patria cubana y americana, con sus hermanos de raza y con todos los desheredados del mundo, mientras en España. Poema en cuatro angustias y una esperanza (1937) acusó el impacto de la Guerra Civil española y el asesinato de Federico García Lorca. Crítico con la injusticia y el imperialismo, eso no le impidió verse afectado por las inquietudes neorrománticas y metafísicas que también dominaron la literatura de esa época, pues el amor y la muerte son también temas fundamentales en su poesía. Con Tengo (1964) manifestó su júbilo ante la Cuba revolucionaria, y Poemas de amor (1964), El gran zoo (1967), La rueda dentada (1972), El diario que a diario (1972) y Por el mar de las Antillas anda un barco de papel. Poemas para niños y mayores de edad (1977) demostrarían su capacidad para conjugar preocupaciones diversas y encontrar formas de expresión siempre renovadas. En Prosa de prisa (1975-1976) se han recogido sus trabajos periodísticos.
Cuando Guillén aún no arribaba a los 30 de su edad, publica su segundo libro Sóngoro cosongo, que desde la onomatopeya de su título, muestra el propósito explícito del poeta de plasmar en la poesía las raíces africanas de su isla con su ritmo y con su voz.

Este libro le vale el reconocimiento de la crítica como precursor de la llamada poesía negra antillana, hallazgo lírico que el poeta no abandonará en adelante pero que se irá inclinando, cada vez más, a lo social debido a los acontecimientos políticos que suceden en torno suyo.
Este cambio resulta fácilmente perceptible en su siguiente libro, West Indies Ltd., publicado cinco años más tarde, cuyo irónico título en inglés es ya una denuncia de la explotación sufrida por el archipiélago antillano. En estos versos, percutientes y sonoros, el poeta se mantiene fiel a su hallazgo de lo poético cubano pero acentuando su incursión en el dominio de lo social, de tal manera que la protesta, que apenas se esbozaba en Sóngoro cosongo, termina por transformarse en la rebeldía de la charanga de Juan el Barbero cuyo ritmo y cuya letra ya no invitan al baile sino a la lucha frontal y definitiva que ha de suprimir la injusticia secular y trazar un futuro de esperanza y libertad para la isla:
Las cañas —largas— tiemblan de miedo ante la mocha.
Quema el sol y el aire pesa.
Gritos de mayorales restallan secos y duros como foetes.
De entre la oscura masa de pordioseros que trabajan, surge una voz que canta,
brota una voz que canta, sale una voz llena de rabia,
se alza una voz antigua y de hoy, moderna y bárbara:
—cortar cabezas como cañas, ¡chas, chas, chas!
Arder las cañas y cabezas, subir el humo hasta las nubes, ¡cuando será, cuando será!

Yambambó, yambambé!
Repica el congo solongo,repica el negro bien negro;
congo solongo del Songobaila yambó sobre un pie.
Mamatomba,serembe cuserembá.
El negro canta y se ajuma,
el negro se ajuma y canta,el negro canta y se va.
Acuememe serembó, aéyambó,aé.
Tamba, tamba, tamba,
tamba, tamba del negro que tumba;
tumba del negro, caramba,caramba,
que el negro tumba:¡yamba,
yambó, yambambé!

ADIVINANZAS
En los dientes, la mañana,
y la noche en el pellejo.
¿Quién será, quién no será?
—El negro.
Con ser hembra y no ser bella,
harás lo que ella te mande.
¿Quién será, quién no será?
—El hambre.
Esclava de los esclavos,
y con los dueños, tirana.
¿Quién será, quién no será?
—La caña.
Escándalo de una manoque nunca ignora a la otra.
¿Quién será, quién no será?
—La limosna.
Un hombre que está llorando con la risa que aprendió.
¿Quién será, quién no será?
—Yo.

La sangre numerosa. Nicolás Guillén
Durante los bombardeos del 15 de abril de 1961 a nuestra patria, cayó el cienfueguero Eduardo García, quien junto a otros jóvenes protegía el aeropuerto que estaba en el antiguo campamento de Columbia, hoy Ciudad Libertad. Antes de morir escribió con sangre: Fidel.
Nicolás Guillén, nuestro Poeta Nacional, conmovido por esta acción se unió a la admiración del pueblo de Cuba en su poema La sangre numerosa:

"Cuando con sangre escribe Fidel este soldado que por la Patria muere,
no digáis miserere: esa sangre es el símbolo de la Patria que vive.
Cuando su voz en pena,lengua para expresarse parece que no halla,
no digáis que se calla, pues en la pura lengua de la Patria resuena.
Cuando su cuerpo baja exánime a la tierra que lo cubre ambiciosa,
no digáis que reposa, pues por la Patria en pie resplandece y trabaja.
Ya nadie habrá que pueda parar su corazón unido y repartido.
No digáis que se ha ido: su sangre numerosa junto a la Patria queda."