lunes, 20 de julio de 2009

INTT elabora reglamento apoyado por la Asamblea para normar al gremio

Los mototaxistas requerirán certificado para prestar servicio
La invasión del espacio público por parte de los mototaxistas se pretende evitar con la carta aval de parada terminal, que deberá emitir la autoridad municipal
Tener una motocicleta ya no será suficiente para ser mototaxista. Al menos, esa es la intención que tiene del INTT en conjunto con los diputados de la Comisión de Administración y Servicios de la Asamblea Nacional, quienes actualmente fungen como facilitadores en la discusión del reglamento de la Ley de Transporte Terrestre sobre transporte público de personas en la modalidad individual mototaxis.
De acuerdo con el último borrador, los motorizados requerirán de una certificación por parte del INTT que los autorice para prestar el servicio de transporte terrestre de personas, durante el lapso, condiciones y unidades en ella señaladas. Asimismo, cada propietario o conductor deberá sacar una cédula de servicio individual, que lo acredite como mototaxista.
Aparte, aquellos que estén agrupados en una cooperativa o persona jurídica deberán tramitar ante las autoridades municipales una carta aval de parada terminal, que indicará la ubicación, características, demarcación y condiciones de permanencia en el espacio asignado por la Alcaldía.
Y eso por mencionar algo. La última versión del reglamento también incluye otras exigencias -ya menos burocráticas-, como fijación del color blanco para identificar a las unidades, la exigencia de chalecos color naranja o verde sea persona jurídica o natural, portar una placa que lo identifique como prestador de servicio, entre otras.
A juicio del diputado Edi Ríos, el reglamento buscará ponerle un coto a la anarquía que existe en el gremio, pues asegura que el desorden que genera la constante violación de las normas de tránsito ha propiciado que algunos antisociales se escondan bajo la figura de mototaxistas para delinquir.
Los representantes de la Confederación de Motorizados de Venezuela, quienes han participado en las mesas de trabajo, afirman que ellos no están negados a ser regulados, pues aseguran que al ser incluidos como medio de transporte en la nueva Ley de Tránsito, necesitan saber cómo van a trabajar, bajo cuáles normas y requisitos.
"Si no comenzamos a ponernos a derecho vamos a llegar a un nivel de intolerancia en la ciudad que nos afectará a todos", comentó Ricardo Vargas, presidente de la Confederación. "Sabemos que no es fácil ni es de un día para otro. Pero tenemos que crear conciencia y cambiar la imagen del motorizado".
El asunto es que la historia ha demostrado que los reglamentos no garantizan el fin de la anarquía. Sin embargo, el diputado Ríos confia que esta vez sí funcionará porque "hay fe y voluntad política".