miércoles, 25 de junio de 2008

Contraloría Social

Hablemos de Contraloría Social
BENJAMÍN TRIPIER
La contraloría social no es un hecho abstracto que sólo existe en las declaraciones políticas.
Es un sistema orientado a lograr ciertas metas en el corto, mediano y largo plazos, que requieren, además de recursos, la generación de indicadores para asegurar su efectividad.

Los planes sociales son un buen punto de arranque para introducir el concepto de contraloría social, pues quién mejor que la comunidad a la que van dirigidos esos planes para darse cuenta si están llegando.

Se calcula que 60% de la ayuda de los planes sociales se destina a la distribución del gasto (sueldos y burocracia pública), mientras que 40% llega como ayuda efectiva. La base del concepto participativo es que los planes se construyen con la comunidad, y ésta crea los mecanismos de control y seguimiento.

Por ejemplo, si hay un proyecto para construir un ambulatorio, la comunidad participa en el diseño, en los pliegos, en la licitación, en la adjudicación, en el avance de la obra, en los desembolsos, en la calidad y precio de los materiales, en la mano de obra de la zona y en la compra de insumos locales.

Luego de terminado el proyecto, participa en su administración: atención, inventario de medicinas... Incorpora simultáneamente la eficiencia (hacer bien las cosas) y la eficacia (obtener resultados). Para el sector público también es un cambio, pues debe acostumbrarse a ser controlado por sus clientes, cuando estaba acostumbrado sólo a los controles institucionales. Uno podría pensar que es fantasía, pero está ocurriendo, tímidamente, tal vez no en todos los segmentos ni en forma estructurada, pero está ocurriendo.

Y ocurrirá cada vez más, pues la gente poco a poco va comprendiendo y tomando conciencia de que es la única manera de lograr resultados: asumiendo la responsabilidad. En cuanto a la ética, un amigo me decía que 25% de la gente es honesta, la estén controlando-vigilando o no; 25% es deshonesta siempre (estructural), y 50% es honesta sólo si la están vigilando. El control debe estar dirigido a ese 50%, por lo que reforzar el método tradicional adicionándole el control social nos va a ayudar a lograr un 75% duro de gente honesta.

La contraloría social es solo un eslabón de la cadena que nos debe conducir a una mejor manera de vivir en sociedad... en la sociedad mundial.