martes, 5 de octubre de 2010

Y LA ALCALDIA DE EL HATILLO PENDIENTE DE RIFAS, DAR PERMISOS CHIMBOS Y LA INSEGURIDAD ALCALDESA ?


INSEGURIDAD CAMPEA EN EL HATILLO, LA ALCALDÍA SE HACE LA SHAKIRA, CIEGA, SORDA Y MUDA .

El alto oficial logró abatir a dos de los delincuentes en Urb. La Lagunita en El Hatillo
Asesinan a general retirado que enfrentó a ladrones en vivienda
El hecho criminal se originó a las 8:00 de la noche en la urbanización Loma Linda, cuando Eduardo Hernández Rodríguez (60) compartía en su residencia, la quinta Nora, un domingo familiar. En la casa estaban su esposa, su hija, el novio de esta, su nieta de 3 años de edad y su suegra
Eduardo Hernández Rodríguez (60), General de Brigada retirado de la Guardia Nacional, fue asesinado de cinco disparos en horas de la noche de este domingo, cuando una banda de sujetos armados y encapuchados, ingreso a su residencia en la urbanización Loma Linda de La Lagunita, para cometer un robo. La víctima intentó mediar con los delincuentes, pero al no lograr convencerlos de deponer su actitud, decidió enfrentarlos y logró matar a dos de ellos, antes de caer herido.
El hecho se originó a las 8:00 de la noche, cuando el general compartía en su residencia, la quinta Nora, un domingo familiar. En la casa estaban su esposa, su hija, el novio de esta, su nieta de 3 años de edad y su suegra. La familia estaba reunida en casa, cuando fueron sorprendidos por cuatro sujetos encapuchados y portando armas de fuego, mientras que un quinto aguardaba frente a la casa, junto a un vehículo en el lograron burlar la seguridad de la garita de vigilancia, ubicada a escasos 500 metros de la residencia.
Los sujetos llevaron al grupo familiar hasta la cocina, donde uno se encargó de mantenerlos sometidos y tres restantes llevaron al general hacia el primer piso de la casa, específicamente al área donde estaba su habitación y la caja fuerte. De acuerdo a lo que maneja en predios policiales, ya en ese nivel de la casa y con su familia sometida por los antisociales, Hernández intentó mediar con los sujetos para que desistieran de su violencia, pero al no conseguirlo, optó por enfrentarlos.
La víctima tenía guardaba en su caja fuerte, además de dinero y objetos de valor, un arma de fuego personal que empuñó apenas logró abrirla y con la que se batió a tiros con los antisociales. Se presume que el militar en situación de retiro, tuvo la destreza de herir de muerte a dos de ellos, pero un tercero, quien se estima también huyó herido, le efectuó cinco disparos, tres de ellos en la cabeza. En el recorrido del pasillo y desde la caja fuerte, se observaron salpicaduras de sangre que dan fuerza a la hipótesis de que el tercer delincuente estaba herido de bala y que fue este quien dio muerte al general, antes de huir.


Burlaron seguridad
En la entrada de la urbanización Loma Linda, hay una garita de vigilancia donde la noche del domingo se encontraban dos centinelas de guardia. Los celadores aseguran desconocer como entraron los homicidas. Cuando escucharon los gritos desesperados de la esposa de la víctima, uno de ellos acudió en una moto, pensando que se trataba de una discusión de pareja, pero al llegar, se enteró de que se trataba de un robo y que habían heridos. Un hijo del general que habita en el town house continuo a la casa, salió de prisa al escucha los disparos y los gritos. Con la ayuda de un vecino, sacaron a su padre de emergencia, rumbo al Centro Médico Docente La Trinidad, donde falleció a las 10:50 de la noche.
Los dos delincuentes que quedaron vivos, abandonaron el lugar a bordo del carro en el que llegaron, conducido por un quinto delincuente. Se presume que lograron robar alguna suma de dinero, pero hasta este lunes se desconocía el monto exacto. En el lugar donde quedaron los dos muertos y donde fue herida la víctima, había signos de violencia y todo estaba revuelto. Uno de los delincuentes abatidos fue identificado como Jean Carlos Sirit Rojas, de 31 años de edad, mientras que el segundo no portaba documentos de identidad y se espera un reconocimiento post morten, por parte de familiares en la morgue. El G/B (r) tenía diez años viviendo en esa urbanización, aproximadamente el mismo tiempo que llevaba de haber abandonados las filas de la GN, donde ocupó entre otros cargos, el de jefe de Operaciones y jefe de Vigilancia Costera. Dejó cuatro hijos en edad adulta, dos de los cuales residen fuera del país.


Cicpc investiga "dateo"
Comisiones de la División contra Homicidios del Cicpc, acudieron al lugar del crimen, donde colectaron las evidencias y los cuerpos de las víctimas. La casa posee alambrado eléctrico, pero todo parece indicar que los antisociales lo violaron para saltar desde la fachada. No se descarta que en el hecho haya habido complicidad de alguien que sabía que en la vivienda había una caja fuerte y además conocía los sistemas de seguridad y habría pasado el dato a los antisociales.