martes, 19 de mayo de 2009

Diosdado Cabello: Vamos acabar con el latifundio radioeléctrico

Vamos a acabar con el "latifundio" radioeléctrico
El ministro del Poder Popular para las Obras Públicas y Vivienda, Diosdado Cabello, sostuvo que el Gobierno Nacional trabajará para acabar con el "latifundio" radioeléctrico.
En declaraciones ofrecidas desde la plaza Bolívar de Los Teques, instó a los medios de comunicación que posean concesiones para la transmisión de su señal a que se dirijan a la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) para presentar los documentos que demuestren la legalidad de éstas.
"Nosotros vamos a trabajar para acabar con el "latifundio" radioeléctrico, y los invito para que vayan a presentar sus datos todos aquellos que posean concesiones, y tengan la seguridad de que nosotros vamos a trabajar ajustados a la Ley y no vamos a caer en chantajes", sentenció.
Al ser consultado sobre las acusación de violar la Constitución que en algunos medios se hace contra el Gobierno Bolivariano, el titular de Obras Públicas señaló, que los medios de comunicación en el mundo y algunos políticos "defienden una libertad de expresión que no es permitida en sus países".
Cabello agregó: "Ellos están acostumbrados a ser jueces y verdugos, y no hay un sólo país en el mundo que tenga la libertad de expresión que hoy existe en Venezuela, pero repito: nosotros no vamos a caer en el chantaje".
Indicó que la opinión pública de Venezuela y el mundo "no debe sorprenderse cuando el Gobierno venezolano tome una decisión sobre algunos medios de comunicación que tienen como política el terrorismo mediático y violan la Constitución".
"No vamos a permitir que se juegue con la salud de los venezolanos y crean que a nosotros nos va a temblar el pulso para tomar una decisión", enfatizó.
Recientemente, mediante decreto, se eliminó el Ministerio del Poder Popular para las Telecomunicaciones, y Conatel fue transferida al Ministerio del Poder Popular para las Obras Públicas y Vivienda, cuyo titular es el ministro Cabello.
RADIOELÉCTRICOS:
Nadie puede negar la reputación intelectual del Dr. Luis Britto García, quien reiteradamente ha sido un crítico sustentado de la inoperancia de CONATEL. Hace unos 4 años, el Presidente Hugo Chávez, le ordenó al Director General de ese organismo que en un lapso de los subsiguientes 6 meses, quería que todas las emisoras alternativas, comunitarias y aquellas comprometidas con el proceso tenían que ser habilitadas. Pasó el tiempo y no acataron esa orden. Se aprobó la Ley de Responsabilidad en Radio y Tv (resorte), y no se ocupó de hacerla respetar. En una ocasión dijo el letrado que citamos que “CONATEL no ejerce ningún papel, y sería mejor que siga sin hacer nada, porque cada vez que actúa viola la Ley, como cuando autorizó la propaganda de alcohol en Televisión, con lo cual incitó a que las televisoras privadas, movidas por su ejemplo, pidieran la anulación de la Ley ya violada por CONATEL”.
José Vicente Rangel, quien ha sido un contumaz partidario de la defensa de la Libertad de Expresión, ya empezó a reconocer que el “Estado tiene que actuar urgentemente contra los medios conspiradores, que abiertamente violan la Constitución y las leyes”. La Libertad de Expresión es abusada, y eso lo saben perfectamente los zamarros mediáticos. En ella se amparan para tildar de tirano a Chávez, porque éste pretende cumplir con su deber de darles un parado, como ha debido hacerlo desde hace tiempo. Implementar acciones prácticas para poner orden en el uso de los espectros, entonces, es lo que está haciendo nuestro Comandante cuando elimina el Ministerio del Poder Popular para las Telecomunicaciones y adscribe a CONATEL al Ministerio del Poder Popular para las Obras Públicas y Hábitat. A la vez hay que habilitar a los medios alternativos y a las comerciales comprometidas, para poder crear una estructura mediática de equilibrio nacional ante tanta mentira y distorsión, pues, nadie se ha preocupado por defender el Derecho a la Información Veraz y Oportuna, sino que se siguen imponiendo las cayapas interesadas que se basan en la defensa de la Libertad de Expresión inducida, sólo para seguir conspirando contra este gobierno nacionalista y Revolucionario. Los zamarros mediáticos saben que también es un asunto de salud pública, porque, por poner el aberrante ejemplo del energúmeno que tomó el teléfono y salió al aire por un canal de TV de penetración masiva, a los fines de dar sus impresiones personales en torno a un siniestro natural como un sismo, demuestran que, o se aplica la Constitución y las leyes para crear seguridad comunicacional, o damos un “frío zarpazo”, como el que se planteó en la Reforma Constitucional y no se aprobó, pero que para salvar la República sería menester invocar. Y los Radioeléctricos son clave…